Indice Paises

sábado, 26 de noviembre de 2016

Shukhothai: el Angkor de Tailandia

Días 11 y 12 de noviembre

Buda de Wat Si Chum

Dicen los tailandeses que Shukhothai es a Tailandia lo que Angkor a Camboya: el gran ejemplo de lo que su antigua civilización llegó a construir y que el tiempo ha dejado en ruinas.

Sin embargo, el Parque Histórico de Sukhothai son unas ruinas visitables en un vasto complejo de templos y palacios, agrupados en tres zonas grandes áreas, y declarados Patrimonio de la Humanidad en 1991, en lo que una vez fue uno de los pasos principales de la ruta de la seda y la primera capital del reino de Siam.
Arroz, Pad Thai y spring rolls
La ciudad antigua de Shukhotai está a 12 kms de la actual Shukhotai. Esto debéis tenerlo en cuenta al elegir alojamiento, aunque hay un servicio de autobuses locales tipo shongtaw (algo parecido a una furgoneta que en la parte de atrás está semi-abierta y tiene 2 bancos para sentarse) con precio fijo entre ambas ciudades. En la nueva Shukothai es también donde está la estación de autobuses adonde llegamos desde Ayuttaya. Nuestro hotel estaba cerca de ella, pero a la hora que llegamos, casi anocheciendo, nos cortó el ir a dar un primer vistazo a la vieja ciudad y sus ruinas. Aprovechamos para aprovisionarnos en un 7Eleven cercano (cada pocos metros hay uno en Tailandia) y pasear un poco por los alrededores del hotel para localizar algún lugar donde cenar y ubicar la parada del autobús a la ciudad vieja que, por buena suerte, estaba al lado de nuestro hotel.


Ya por la mañana nos dirigimos temprano a nuestro destino en el songthaew. Salió rápido y bien aprovisionado de cajas de cerveza. Veinte minutos tardó en recorrer esos 12 kms dejándonos en la puerta del recinto principal, frente al Museo Nacional. Justo ahí alquilamos unas bicicletas para pasar el día y poder ver las tres grandes zonas que ahora os detallamos.

De nuevo, igual que en Ayuthayya, la entrada es gratuita para los visitantes por el homenaje al reciente rey fallecido pero tuvimos que pagar una entrada de 10baths por cada bici. Esto se repetiría en las otras dos zonas de templos que visitamos.

Al entrar, nos sorprende la amplitud de los templos y lo bien cuidado del entorno, con amplias zonas de jardines y paseos que hacen el recorrido muy agradable. Además, están celebrando el Loi Krathong (Yee Peng en thai) y, a lo largo de los paseos, hay muchisimos puestos de comida y de venta de barquillas de hoja de banana con flores y velas para poner en los lagos del recinto al atardecer y frente a los budas y estatuas del rey que hay en la zona. Todo muy decorado y colorido. ¡Otra fiesta inesperada en nuestro recorrido!. Porque habíamos oido que se habían suspendido todas estas celebraciones salvo en la muy turística Chiang Mai. Al preguntar en información del recinto nos dijeron que de todo el festival, finalmente habían dejado esta ceremonia que es mas íntima, pero eliminando música, pasacalles y el lanzamiento de las linternas al cielo, que luego si veriamos en Chiang Mai. Por supuesto, nos acercamos al anochecer para unirnos a la fiesta.


La primera zona de templos que visitamos fue el centro de lo que fue la antigua ciudad: el templo de Wat Mahathat.  Sorpende su arquitectura en ladrillo rojo sobre piedra negra, mezcla del estilo angkoriano y de Ayuttaya. Nos enamora de un primer vistazo y aún no habíamos hecho mas que empezar.


Después, siguiendo en un agradable paseo en bicicleta, vemos el Wat Tra Phang Ngoen y el Wat Sa Si, para acercarnos a ver el monumento al rey Ramkhamhaeng, una curiosa plataforma donde vemos a varios tailandeses rendir homenaje con flores a este rey que realizó la construcción de esta ciudad.




Continuamos la visita viendo otros pequeños templos como el Wat Tra Kuang con sus elefantes.


Estuvimos casi tres horas dando vueltas a esta zona antes de salir por lo que fue en su día la puerta norte de la triple muralla con foso para ir a la segunda zona, también rodeada por agua como en Angkor, pero el templo de Wat Phra Phai Luang está muy deteriorado. Aún así se puede ver lo grande que fue y los restos de un gran prang central.


Desde alli nos dirigimos a ver el buda dentro de la estructura del templo de Wat Si Chum. Impresiona ver una figura de más de trece metros que parece mirarte cuando te acercas.


Y para terminar la mañana, que ya se acercaba al mediodía, nos dirigimos en bici a la tercera zona, más alejada de estas dos, y que pensábamos que estaba más cerca según el plano, pero que está a unos tres kilometros al oeste.

Nos costó un poco porque el sol empezaba a apretar y el sudor nos empapaba, además de que el camino en este caso no era plano. Pasada la puerta de entrada en una carretera de tierra a la izquierda, por la carretera que va hacia Tak, pero bien señalizada, nos acercamos a la taquilla a dejar las bicis para subir la cuesta que nos dará acceso al buda en el templo Wat Saphan Hin.

La subida sobre un camino de piedras no es difícil, aunque no es fácil tampoco bajo el sol del mediodía, pero tanto las ruinas del templo, con el buda erguido y enorme, como las vistas desde la cima de la colina del templo viendo la planicie donde se asienta la antigua ciudad, merecen la pena.


Volviendo por la carretera hacia la entrada oeste de la ciudad antigua, que es de facto una pequeña subida constante que a estas horas cuesta ya bastante (menos mal que llevábamos galletitas y agua), se van pasando por varias ruinas de estupas de templos casi destruidos, sin prácticamente interés y, honestamente, queríamos volver cuanto antes a una zona menos árida que nos permitiera relajarnos bajo la sombra de los árboles, comer y beber algo fresco.

Así llegamos a la puerta oeste, donde tenemos que mostrar la entrada de haber pagado la cuota por las bicis. Pedaleamos a la sombra de unos preciosos árboles que nos protegen del sol abrasador que a las dos de la tarde cae sobre Sukhothai. Nos quedaba una ultima sorpresa antes de entregar las bicicletas: el templo Wat Si Sawai que tiene tres grandes prangs blancos y nos trae recuerdos muy bonitos de Angkor y de Ayuthaya.


Ya saliendo, tomamos unas últimas fotos y vídeos de saludo para la familia. Comimos en un pequeño restaurante local frente al Museo Nacional, que vimos a continuación casi cuando cerraba, pero que nos permitió ver unas interesantes esculturas que están aquí protegidas de la intemperie y una completa explicación de la historia de los habitantes y de las construcciones que habíamos visitado.



Volvimos después a la ciudad nueva para descansar y asearnos para volver en la noche a ver la fiesta del Loi Krathong, que nos sorprende por la animación, tan diferente a lo que habíamos esperado, y con una iluminación preciosa de los templos (bueno, dentro de que en Asia les gustan los colorines). Estaba lleno de gente, locales y turistas. Los pequeños lagos se llenaban rápidamente con las barquillas encendidas, las velas y linternas de papel que por la mañana estaban montando en ellos estaban encendidas también.


Había puestos de comida (incluidos los insectos fritos), de barquillas, de ropa, etc. También había una zona con demostración de artesanía y cocina típica de la región, así que probamos el plato que estaban preparando al vapor, el Khao Poep, cada ingrediente se cocinaba por separado y las vaporeras eran muy curiosas. Estaba muy rico.



Definitivamente, nos ha gustado Sukhothai. ¿Y a tí?



Datos prácticos:

Autobús desde Ayutthaya a Sukhothai: 241 baht (6,38€) en un autobús de segunda clase. Asientos cómodos y buen aire acondicionado. Lo compramos en la taquilla cercana a nuestro hostal en Ayutthaya. Fuimos en tuktuk en un trayecto de veinte minutos desde el hostal hasta la estación que está en la autovía (Ayutthaya es sólo una parada de su recorrido completo). Allí esperamos hasta que llega el autobús desde Bangkok y pasa por Sukhothai. Autobús de 2 pisos. Buena experiencia global. Parada para comer.

Entrada al Parque Histórico de Sukhothai: 100 bath (2,65€) a cada zona, gratis hasta el 31 de enero de 2017 por el fallecimiento del rey. Se añaden 10 bath por bicicleta en cada zona (nosotros vimos las tres zonas, por lo que 30 bath).

Parada del songtaew a la ciudad vieja
Songthaew desde la ciudad nueva a la vieja: 30 bath (0,8€). Salen cuando se llenan. El último desde la ciudad vieja a la nueva es normalmente al atardecer pero por la fiesta, y suponemos que en fin de semana, duraba hasta la medianoche ya que había mas demanda. Hay también tuktuk que suelen pedir 120 baht (3,18€) a negociar, claro.

TR Guesthouse: muy limpio y buena ducha (separada de la zona de aseo, lo que es raro en esta zona de Asia). Cerca de la parada de los shongtaew a la ciudad vieja. Reservamos a través de ellos el autobús para ir a Chiang Mai y nos compraron un billete diferente al que habíamos pedido (pedimos el de 207 bath (5,48€) y nos compraron el de 195 bath (5,17€) que hace el recorrido por la montaña, aunque tarda lo mismo). Les preguntamos por qué y no supieron contestar. Cobraban comisión por esta gestión, así que una respuesta hubiera sido lo lógico. Por eso no recomendamos sus servicios, aunque sí el alojamiento. El autobús tenía varios asientos en los que el aire acondicionado goteaba. Lo suyo hubiera sido comprar el billete nosotros en la estación al llegar, pero nos centramos en esquivar tuktuk que nos ofrecían llevarnos al hotel y se nos olvidó ...


10 comentarios :

  1. Me imagino que estaréis deseando comeros un buen cocido... ;-)
    ¡Seguid disfrutando, no sabéis la envidia que nos dais!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Josechu, es que sí. jajaja. La comida por aquí está genial pero cambiar un poco y comer esos "platos de la abuela" pues también apetece, sí.
      Un abarzo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Nos alegra que tambien a ti te haya parecido así, María.
      Fueron momentos especiales.
      Un beso

      Eliminar
  3. También muy bonito, templos preciosos. Os van a conocer como los fiesteros de España. La comida tiene muy buena pinta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. No lo hemos hecho a propósito pero la verdad es que desde que en Japón empezamos con el Obon, estamos enlazando una en casi en todos los paises. Y aún hemos pillado alguna más que veréis pronto 😉

      Eliminar
  4. Muy chulo y detallado el relato y como siempre unas fotos geniales. Supongo que os estáis "poniendo las botas" con tanta comida tradicional (exceptuando el huevo cocifrito de la foto), menos mal que lo compensáis con los recorridos en bici ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ug.
      Nos alegra que te haya gustado tanto el relato como las fotos. Tienes que venir a Tailandia. Si tienes que elegir entre uno de los paises del Sudeste asiático y te da cierto reparo, definitivamente Tailandia es el más europeo de todos.
      Un abrazo muy fuerte y gracias por seguirnos.

      Eliminar
  5. Me encanta como nos lo contáis... Me parece un país muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leernos, Pili. Tailandia es realmente bonito y rincones de rincones con mucha historia.
      Un beso

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.