Indice Paises

Carcassonne, la ciudad fortificada de los Trencavel

Carcassonne

La historia de Carcassonne es inseparable de la historia de la familia Trencavel y de la cruzada Albigense contra los Cátaros. Su aspecto imponente de ciudad fortificada y señorial nos lleva a la memoria de esos tiempos donde los juglares convivían con los caballeros guerreros y donde las batallas se mezclaban con las fiestas palaciegas medievales. Por ello, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.

Inevitable sentirse transportado a esa época al pasear por sus calles, dentro de las murallas. Es mágico. Acompañadnos a visitarla.


Desde la distancia, según nos acercábamos por la tarde desde los castillos cátaros de Quéribus y Peyrepertuse, ya nos empezaba a resultar fascinante, porque sus almenas con torres coronadas por tejados cónicos nos recordaban a los castillos de cuento.

Tras dejar cosas en el hotel y luego el coche en el aparcamiento de la Cité, nos dirigimos a la entrada de la ciudadela de Carcassonne (Carcasona en occitano), a través de la Porta Narbonnaise, un puente levadizo fortificado que nos recordaba al puente de entrada del Castillo Templario de Ponferrada, pero siendo éste mucho más grande e impresionante. A esta hora de la tarde, con el sol poniéndose por el horizonte sobre campos de vides, la luz dibujaba formas amenazadoras en las almenas.


Recorrimos el interior de la Ciudadela, anotando restaurantes y cervecerías y, sobre todo, cómo llegar a la entrada del Castillo y al Paso de Ronda para poder realizar la visita a la mañana siguiente. Cenamos en la terraza de uno de los restaurantes de la zona alta disfrutando de una copa de vino y unas tostadas con paté, mientras escuchábamos música medieval que varios grupos tocaban para deleite de los turistas que paseábamos por el lugar.


A la mañana siguiente, iniciamos la visita al castillo. La familia Trencavel era una de las más poderosas del Midi durante el siglo XII y se puso de parte de los Cátaros en un intento de defenderse del intento anexionista del rey de Francia, pero fue sitiada por las tropas cruzadas y un 15 de agosto de 1209 acabó rindiéndose siendo anexionada posteriormente en 1226 como Senescalía al reino. Todo esto se palpa en el enorme patio de armas, su capilla y las torres de vigilancia. No podíamos dejar de pasar por el Paseo de Ronda sobre las murallas disfrutando de la vista de la ciudad baja (la ciudad de Saint Louis). Estas murallas se apoyan en algunos tramos en las existentes de la ciudad galo-Romana y luego mejoradas por visigodos, sarracenos y francos.




En el interior de la Ciudadela hay varios pozos en las calles de los que los habitantes extraían el agua sin tener que bajar al río a por ella.



En las afueras del castillo, dentro de la Ciudadela, el elemento más imponente es la Basílica de Saint-Nazaire, originaria del siglo XI y ampliada hasta el siglo XIV, con una mezcla de románico y gótico, y que guarda las que se denominan “vidrieras más bellas del Midi”.



Lo cierto es que la ciudadela está completamente enfocada al turismo, las viviendas se han transformado en restaurantes, tiendas y en general, todo aquello que demanda el turista, como ocurre también en Mont Saint Michel, por ejemplo.  Una pena, pero es comprensible teniendo en cuenta la cantidad de personas que la visitamos. Al fin y al cabo, es un motor económico para la zona, al tiempo que hace que sus habitantes se preocupen por mantener en buen estado el recinto. Sin embargo, por la tarde, cuando las excursiones han abandonado la ciudad, resulta agradable pasear por sus calles, ahora sí, menos concurridas.



Según pasaba la tarde, fuimos bajando por la Porte d’Aude para acercarnos a la ciudad baja fuera de la Ciudadela y poder observarla desde fuera. En esta zona, entre dos murallas vimos por la noche un músico tocando melodías medievales en un instrumento metálico denominado Hang o Handpan. De noche, en ese entorno, resultaba muy relajante. Nos quedamos embelesados un buen rato y, al acercamos a saludarle, tras comprarle un CD con su música, nuestra sorpresa fue comprobar que era español y que, en verano, toca en Carcassonne y al llegar los fríos meses de invierno se va a la costa andaluza.



Dejamos ya bien entrada la noche esta ciudad, que nos encantó, para descansar antes de iniciar la siguiente etapa que nos llevaría a la Abadía de Caunes-Minervois, en nuestro camino a la antigua capital Romana de Narbona y luego a Nîmes donde dormiríamos. Pero eso será otra etapa.


Si quieres estar al día de nuestras andanzas viajeras, suscríbete dejándonos tu correo o ¡síguenos en InstagramTwitterPinterest y Facebook!



Datos prácticos Carcassonne:


Cambio orientativo: en toda Francia el pago se realiza en euros. Las tarjetas de débito/crédito está ampliamente aceptadas, aunque se exigen en algunos casos un importe mínimo.

Transporte: Carcassonne está situada en el sur de Francia. Llegar es relativamente fácil en coche y tren, y un poco más complejo por avión.
  • En coche: Barcelona está a apenas 300 Km de viaje y poco más de tres horas. Bilbao a 530 Km y cinco horas y media y Madrid queda a 885 Km y nueve horas y media de trayecto.
  • En avión: hay pocas compañías aéreas que operan en el pequeño aeropuerto de Carcassonne-Salvaza, a tres kilómetros de la ciudad. Ryanair es la única compañía que opera en el aeropuerto de Carcasona, aunque de momento con vuelos a Portugal (Oporto), Irlanda (Cork y Dublin), Bélgica (Bruselas) y a varios sitios de UK. Las opciones desde España suelen ser utilizar un enlace con Ryanair en Oporto o bien volar a la cercana ciudad de Toulouse y desde allí desplazarse en coche o autobús a Carcassonne.
  • Avión y tren: Si optáis por esta opción de vuelo a Toulouse, debéis saber que el aeropuerto de Blagnac está situado a unos 100 Km al norte de Carcassonne. Una vez allí, si no alquiláis un coche para moveros por la zona, podéis tomar un tren. Para ello deberemos tomar el Flybus airport shuttle que te deja por 5€ y en 20 minutos en el centro de Toulouse. Una vez aquí sólo hay que tomar un tren desde la estación central de Matiabau hacia Carcassonne con un tiempo aproximado de viaje de unos 45 minutos y unos 16 € de precio de billete.
  • Y si queréis buscar otras alternativas para llegar, siempre podéis optar por nuestra herramienta favorita de planificación de opciones de transporte: www.rome2rio.com
Entrada a la Ciudadela y Castillo: La entrada al Castillo que está dentro de la Ciudadela costaba 9€ en 2017 (a nosotros nos costó 6,5€ en 2015, pero ¡parece que ha subido un poco!) con descuento de 1€ si llevas el Pasaporte Cátaro. La entrada es gratuita el tercer fin de semana de septiembre por celebrarse el “Día de los Sitios Históricos Europeos”. El horario es variable a lo largo del año, desde las 10:00 hasta las 18:30. Las puertas del Castillo cierran 45 minutos antes del cierre y el recorrido por las almenas termina 30 minutos antes del cierre. La visita dura un mínimo de dos horas. De noche se puede permanecer en el interior de la ciudadela donde hay varios restaurantes y lugares para disfrutar de la velada nocturna y de la fantástica iluminación de las murallas y castillo.

Más info en su página web http://www.remparts-carcassonne.fr/en/ y en
http://www.tourisme-carcassonne.fr

Comidas: en la ciudadela hay varios restaurantes para disfrutar de cervezas, vino de las denominaciones de la zona (Corbieres, Minervois, Malepere) y de la comida tradicional como la Casserole o los Escargots.

Alojamiento: Hotel Campanille Carcassonne Est-La Cite. Hotel limpio y económico (para ser Carcassonne) en la zona exterior de la ciudadela y de la ciudad, cerca de la entrada de la autopista. Está un poco retirado del centro y si no te gusta andar demasiado, es necesario coche para acercarse al aparcamiento de la ciudadela (gratuito después de las 19:00h y de pago desde las 08:00h). Nosotros utilizamos el aparcamiento del centro la primera noche y anduvimos hasta la muralla el día siguiente. Son alrededor de 30 minutos andando.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.