Indice Paises

viernes, 4 de noviembre de 2016

Recorriendo los templos de Angkor. Parte 2

Días 12 a 14 de octubre 

Dicen que si abandonáramos nuestras ciudades actuales, en pocos años la naturaleza se apoderaría de ellas, la vegetación avanzaría hasta cubrir el cemento, los árboles crecerían y sus raíces presionarían derribando muros. Eso pasó en Angkor, cuyo casi millón de habitantes, no se sabe aún por qué, abandonaron poco a poco la ciudad a partir del siglo XIV, y la selva recuperó su terreno, más rápido aquí que en otros lugares, gracias al clima favorable para la vegetación, dejando solo visible los pocos templos que quedaron en uso. Ejemplos de esta impresionante naturaleza es lo que vimos en la segunda parte del recorrido por Angkor.

Aunque habíamos leído y visto algunas fotos de la naturaleza en los templos, realmente nos sorprendió lo que es capaz de hacer. A lo largo de algunos de estos templos como veis en las fotos del pie de esta entrada, se ve como los árboles "cabalgan" sobre los techos de los edificios generando una simbiosis en la que tanto edificio como árbol ganan y pierden a la misma vez y en los que es difícil ver quién sujeta a quien, especialmente relevante en el templo de Ta Prohm.


En esta segunda parte del recorrido (puedes ver la primera parte en "Angkor Parte 1") pudimos ver de cerca alguno de los "Barays" o estanques de recogida de agua que los khmeres construyeron como parte de un complejo de almacenamiento y distribución de agua para abastecer a una población de un millón de habitantes y en una extensión importante. Algunos de estos embalses se siguen hoy usando, aunque otros están bastante deteriorados. Como ejemplo, el East Baray, que ahora está seco y solo se aprecia bien desde el aire, tenía una extensión cuatro veces mayor que todo Central Park en Nueva York. Y es el embalse pequeño comparado con el West Baray, que aún está en uso y se frecuenta como lugar de baño, entre otras cosas. Además, los grandes templos y los recintos principales están rodeados de agua como símbolo religioso y también como elemento distintivo. Pudimos ver un estanque pequeño frente a Banteai Kdei: el Srah Srang, con una preciosa escalera de embarcadero enmarcada con la omnipresente serpiente Naga, y es más grande que el famoso lago de Central Park.


En estos templos, igual que en los templos y palacios que hemos recorrido en estos meses en Japón, Corea, China, Hong Kong y Vietnam, cuando traspasas una puerta, tienes que superar el marco inferior, elevado como si se tratase de un obstáculo para pasar. Cuando lo haces, inevitablemente bajas la cabeza para mirar dónde posas el pie. Y este es el objetivo, que bajes la cabeza, de tal modo que entres haciendo esta inclinación, mostrando respeto hacia el lugar en el que estás. Sutil y efectivo, ¿no?

Como os contábamos en la primera parte del recorrido, visitamos los templos de Angkor durante tres días, con un descanso entre los días 2 y 3, que son los que os comentamos hoy.

Día 2:
  • Prasat Kravan. Un conjunto de cinco templos con interesantes bajorrelieves en ladrillo en su interior, parcialmente reconstruidos.
  • Banteay Kdei, rodeado por un pequeño estanque y frente al que vimos el Embarcadero de Srah Srang.
  • Ta Prohm al que entramos por la entrada este y pudimos ver los muros del templo "comidos" por los árboles e imaginando a Lara Croft saltando en este lugar donde rodaron la primera película.
  • Ta Keo, "escalando" este pequeño templo.
  • Volvimos hacia Angkor Thom para entrar por la Puerta de la Victoria en el lado oeste, aunque antes de llegar tuvimos que protegernos bajo unos árboles a esperar que pasará una tromba de agua y se quedará en una ligera llovizna tipo sirimiri que nos acompañaría en la casi hora siguiente.
  • Baksei Chamkrong.
  • Puerta Sur de Angkor Thom.
  • De vuelta paramos frente a Angkor Wat por el lado oeste para ver su magnífica plataforma sobre el estanque y sacar algunas fotos más. 

Día 3:
  • Volvimos a pasar junto a Prasat Kravan y el Banteay Kdei para ir a ver los templos más lejanos del llamado "circuito largo", empezando por Pre Rup
  • East Mebon, el templo que estaba en el centro del East Baray del que os hablábamos al inicio de esta entrada.
  • Ta Som, un pequeño edificio apenas reconstruido.
  • Y llegamos a un templo interesante: Neak Pean, al que se accede por una pasarela sobre el agua. Está prácticamente sumergido, pero es espectacular ver un templo del que solo se ve la parte superior. Por no hablar del paisaje mientras cruzas la pasarela. Nos encantó.
  • Y así terminamos el recorrido del día, volviendo de nuevo hacia Angkor Wat, atravesando Angkor Thom desde el norte para llegar a su puerta sur y despedirnos de estas ruinas antes de proseguir y despedirnos también de Angkor Wat.
Fueron días intensos, divertidos y agotadores, que repetiríamos sin dudarlo para volver a disfrutar de estas estructuras que nos fascinaron. Pero teníamos muchas ganas de comenzar la siguiente y más importante etapa de esta parte del viaje: Battambang, donde queríamos colaborar con la ONG Sauce.


PRASAT KRAVAN





BANTEAY KDEI

Las 4 caras del Rey no sólo están en Angkor Thom

SRAH SRANG

Estanque (Barey) de Srah Srang

La serpiente Naga
TA PROHM






Dvarapala, guardián
TA KEO




BAKSEI CHAMKRONG



PRE RUP




EAST MEBON

Campo donde estaba antes el East Barey
 

Hay elefantes en todas sus esquinas

TA SOM




Dvarapalas, guardianes de la puerta
NEAK PEAN

Pasarela de acceso al templo



ÚLTIMAS IMÁGENES

Los novios también se hacen fotos en los templos
Angkor Wat
Angkor Wat al atardecer

Datos prácticos:

Wat significa templo

Entrada de un día a los templos: $20 (18,16€). La entrada te la pedirán en los controles de acceso al área de templos, donde la marcan cada día de uso, y también te la pedirán en el acceso a cada templo.

Entrada de tres días (válida dentro de un periodo de 1 semana): $40 (36,33€). Igualmente, con fotografía. Esta es la que compramos nosotros, visitando los templos 2 días seguidos, un día de descanso y otro día de visita.

Entrada para una semana (válida dentro de un periodo de 1 mes): $60 (54,49€).

Alquiler de bicicleta: gratis en nuestro hotel. Suelen ser unos dos dólares al día, en algunos casos con alguna organización caritativa. También hay bicicletas eléctricas.

Comida dentro de los templos: hay puestos de comida y de bebidas a lo largo de todo el recorrido. Nosotros nos llevamos unos bocadillos y agua en la mochila.

Recorrido en tuktuk: Si optáis por esta alternativa, os darán dos opciones de recorrido: recorrido corto (viendo tres o cuatro templos con Angkor Wat y Bayon siempre) o largo, viendo dos o tres de los alejados. Suelen ser 18 ó 25 dólares respectivamente. Si lo negociáis podéis conseguir que paren en más templos y mejor tarifa, claro. Suelen dejaros en una entrada y recogeros en otra de aquellos templos que tiene recorrido este a oeste.

Firefly Guesthouse (The Berlín Angkor): habitaciones sencillas, pero muy limpias. Lugar agradable, con personal muy atento. Un poco alejada del centro, pero en tuk tuk o bici se llegaba en pocos minutos y a cambio, resultaba un lugar muy tranquilo. descubrimos que su dueña es además española, Gemma. Muy amable en indicarnos lugares donde ir en los alrededores. Hay tuktuk que lo conocen por Berlín Angkor en vez de por Firefly.

Autobús de Phnom Penh a Siem Reap: hay varias compañías que hacen el trayecto, entre otras: Giant Ibis, Sorya, Mekong Express, Sokha Komar Tep y Kim Seng Express. Utilizan autocares o furgonetas similares, pero más o menos cuidadas, haciendo más o menos paradas en el recorrido. Elegimos Giant Ibis, $15 (13,65€). Nos recogieron en el hotel puntuales. El autobús estaba nuevo y muy limpio. Etiquetan el equipaje que se guarda en el maletero. Sólo hizo alguna parada para ir al baño y para comer (demasiado temprano para nosotros). Dan una botella de agua y un bollo de desayuno. Nos ha permitido ver los campos de la zona norte del lago, con enormes superficies anegadas y en los que las casas son palafitos para poder vivir.



2 comentarios :

  1. De los mejorcitos recuerdos, tan grandes como las montañas de Nepal. También se rodo Apocalisis now, Marlon Brando entre los muros del templo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No sabíamnos que aparecía en Apocalipse Now! Lo hemos buscado para ver en qué escena e incluso hemos encontrado la versión con el corte del director. Habíamos leído que era mejor no comenzar con Angkor Wat porque otros templos podían decepcionarte, pero nosotros empezamos por él para asegurarnos poderlo ver con buen tiempo, ya que amaneció soleado el primer día. No nos hemos arrepentido de haberlo hecho y no nos parecieron peores otros templos. Cada uno tiene su encanto.
      Un beso

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.