Indice Paises

sábado, 18 de febrero de 2017

Adelaide, capital de South Australia

Días 10 al 12 de enero 

Adelaide, la quinta ciudad de Australia por población, es una ciudad diferente por dos cosas de su historia: la primera porque fue creada y habitada por hombre libres, no por convictos como ocurrió en las otras grandes ciudades de Australia como Sydney o Melbourne.

Esto provocó un clima de libertad excepcional que ha continuado hasta hoy en día, siendo uno de los primeros estados de Australia en dictar leyes de libertad religiosa ya hace siglos o, más recientemente, leyes civiles muy avanzadas en relación a la libertad sexual, las prohibiciones de discriminación racial, el reconocimiento de los derechos de los aborígenes o la abolición de la pena de muerte.


La segunda razón que la hace diferente es que no recibió ayudas de Gran Bretaña y tampoco estaba obligada, por tanto, a devolver esas ayudas al Imperio, por lo que todo lo que ganaban los colonos en la ciudad se quedaba en la ciudad. Todo este clima propició un crecimiento fuerte en los siglos pasados que hizo que la ciudad creciera deprisa y atraer a muchos emigrantes, como los colonos luteranos prusianos que acabaron asentándose en Barrosa Valley.

Es que hacía mucho calor....
Cuando llegamos, tras dejar el coche en el aeropuerto, hacía mucho calor. Aunque eran pasadas las seis de la tarde y ya muchas tiendas estaban cerradas, dejamos las cosas en el hotel y fuimos a dar una vuelta al centro de la ciudad para ubicarnos. Lo primero que vimos en este paseo fue la fachada exterior del Central Market, las puertas de Chinatown y el Teatro de Adelaide. Pero era tarde y estaba todo cerrado. Lo veríamos al día siguiente.

Central Market
El Central Market es un edificio de ladrillo rojo lleno de una mezcla de tiendas tradicionales exquisitamente presentadas y de otras tiendas de productos más delicatessen como las de quesos internacionales o de restauración en la que incluso había una de "auténticas paellas" españolas, con chorizo. Porque en Adelaide hemos visto muchos bares y restaurantes con platos y tapas españoles, interpretadas al entender australiano, prácticamente siempre incluyendo chorizo como ingrediente imprescindible.

Interior del Central Market
Pegado a este edificio se ubica el barrio de Chinatown de Adelaide. La comunidad china es muy importante en esta ciudad y se ve en la gran profusión de tiendas y restaurantes de este estilo en esta zona. Aunque no son tan baratos como ocurre en nuestro país.

Entrada a Chinatown
Pero os hablábamos del calor. Era tal el calor que hacía en el día siguiente cuando estábamos paseando por la orilla del rio que hasta los animales buscaban sombra desesperadamente. Una sombra que, en general, hemos echado de menos en Australia. Grandes parques, avenidas y espacios para el disfrute del ciudadano, pero casi sin sombras. Siendo un país donde la radiación solar es tan alta, nos resulta llamativo.

A la sombra, patos
Este parque es el lugar perfecto para poder observar el estadio de Adelaide, el Adelaide Oval Stadium, donde se celebran los principales eventos deportivos y musicales y, muy cerca, la catedral de estilo neogótico St. Peter. En el río Torrens hay elementos escultóricos como unos curiosos barquitos de papel que rivalizan con los barcos de pedales que te alquilan un poco más lejos para dar una vuelta por el río y que parecen tener bastante éxito. También había unos espectaculares cisnes negros que te dejaban acercarte por si les dabas algo de comer.



 
Un bonito paseo fluvial...sin sombras para protegerse.

No pudimos disfrutar demasiado de este parque fluvial porque están remodelándolo, así que salimos en dirección a la antigua estación central de tren, hoy casino en la parte superior y de alguna línea de tren de cercanías en la inferior. Es un edificio de piedra que nos recordaba en su interior a Central Station de New York pero en pequeño y sin banderas.

Adelaide Old Central Station
Old Central Station
Recorriendo la avenida junto al río, la North Terrace, puedes ver también edificios victorianos como el Museo de Arte de South Australia, el Museo de la Inmigración y el Parlamento.
City Council
El Teatro de su Majestad
Camino del hotel pasamos por Victoria Square, donde está el Monumento a los colonos y la General Post Office con su singular reloj que, a las horas en punto, toca un carillón como el del Big Ben de Londres.

Monumento a los colonos
Post Office

Datos prácticos:
Cambio actual: 1 AUD = 0,70 EUR

Cómo llegar a Adelaide por auto, bus, tren o avión:
En automóvil. Nosotros llegamos en nuestro coche hasta el aeropuerto tras recorrer la Great Ocean Road. Si vais directos, está a unas ocho horas de Melbourne, que está a 712 kms. Nosotros hicimos un recorrido de cinco días para visitar también las Grampians.

En autobús. Hay servicio regular de Greyhound desde Melbourne y Sidney.

En avión. Varias líneas cubren el trayecto de Sydney a Adelaide en poco menos de 2 horas. Desde Melbourne el vuelo dura una hora y media.

En tren. La estación de Adelaide recibe trenes de las zonas este y oeste del país, y está en las afueras, por lo que se necesita coger el autobús del aeropuerto para llegar al centro. Pasa cada 20 minutos aproximadamente.

Cómo moverse en Adelaide. Hay líneas de autobús que recorren la ciudad y que incluso van al aeropuerto, playas y zonas cercanas. Uno de los autobuses, el 99C City Loop es gratuito y hace un recorrido circular que viene bien para ver la ciudad y ubicarse.
El autobús 276 ó 278 del aeropuerto al centro de la ciudad cuesta 5,30 AUD y tarda 20 minutos.
El tranvía (o metro como lo llaman aquí) en Adelaide tiene básicamente un par de líneas que la atraviesan de sur a norte y de este a oeste, siendo los últimos vestigios de los tranvías que durante muchos años dotaron a esta ciudad de un eficiente sistema de transporte.

Alojamiento: The Wridge Lodge. Las habitaciones son muy básicas y no muy limpias y están encima de una cafetería donde está además la recepción, que cierra a las 18:00, cuando cierra la tienda. Se entra por una puerta lateral con código, pero el olor de las zonas comunes en general no es muy agradable. Su ubicación no está lejos de un autobús local, pero para tomar el del aeropuerto hay que andar unos diez minutos (y además nos pilló lloviendo el día que nos fuimos a Alice Springs).
No lo recomendamos, pero os dejamos un link a los hoteles de Adelaide.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.