Indice Paises

Girona. Más que un escenario medieval de Juego de Tronos

Casas de D’Onyar, Girona

Un aviso en los Baños Árabes de la ciudad de Girona nos indicaba que se iban a grabar episodios de esta popular serie en ese lugar. Al ver después las imágenes en la televisión unos meses más tarde comprobamos que no se hacía honor a la belleza que tiene esta ciudad, que respira un ambiente medieval en los rincones de la zona vieja, enmarcada por la gran escalinata que da acceso a la Catedral.

Llegamos a media tarde al hotel en la zona nueva de la ciudad y nos fuimos a dar un paseo por el centro. Queríamos ver los puntos principales: la Catedral, los baños árabes y las calles de la Judería. Era verano y hacía un poco de calor, aumentando la humedad la sensación de temperatura.


Nos adentramos en La Força Vella, la poderosa fortaleza romana, a través de una puerta de la antigua muralla cerca del río. Es común que esté repleta de turistas tomando refrescos en las muchas terrazas que, en estas fechas, llenan esta calle peatonal. Bajo el techo de una de las arcadas de la calle encontramos un mapa del Paris medieval, como nos habían dicho en el hotel. Es curioso encontrar en esta ciudad un mapa de otra, pero recuerda un tiempo en que esta zona fue parte del Imperio Carolingio.


Un poco más adelante nos encontramos con la imponente escalinata de la Catedral. No es extraño que la eligieran como escenario para representar al Septo de Baelor de la ciudad de Desembarco del Rey, en la famosa serie de televisión “Juego de Tronos”. Sitúa la entrada al templo en una posición privilegiada. La iglesia está construida sobre un antiguo templo y foro romano. A lo largo de los siglos ha tenido varias restauraciones hasta llegar a la actual, principalmente gótica en el interior. Pese a las destrucciones de las guerras que se han desarrollado aquí, conserva unas bonitas vidrieras y rosetones. Por lo demás, la encontramos bastante desangelada.


Salimos de la Catedral y, continuando en la parte alta de la ciudad, aprovechando calles estrechas con sombras para protegernos del calor, nos dirigimos hacia uno de los monumentos indispensables en Girona: los “Baños Árabes”, que en realidad no son árabes, e incluso tienen más inspiración romana que árabe, construidos por los habitantes de la ciudad en 1194. El edificio tuvo grandes desperfectos durante el sitio de Girona en 1283 por lo que se tuvo que reparar unos años después. Tras pasar por varios dueños, incluido ser usado como despensa y cocina en manos de unas monjas, finalmente se comenzó su rehabilitación en 1929.

La primera sala es la mejor para nuestro gusto. Es el Apodyterium, una zona enmarcada por un bonito pozo rodeado con columnas coronadas por interesantes capiteles, todos diferentes. Fue aquí donde vimos los avisos de que estarían cerrados los baños del 2 al 12 de septiembre para el rodaje de algunas escenas de la serie. Medio en broma, por el pequeño tamaño que tienen, pensábamos que sería para que se bañara Tyrion. No fue así en el episodio, como ya sabréis los seguidores de la serie.


Tras la sala del pozo, y también muy bien ambientadas con una iluminación tenue, se encuentran tres salas más, el Frigidarium, el Tepydarium y el Caldarium, para acabar en los restos de lo que fue el Furnus, donde se realizaba la quema de troncos para calentar el agua.


Después de una parada técnica de hidratación, empezamos a recorrer las calles de la Judería, El Call, barrio de callejuelas empedradas lleno de rincones muy tranquilos y con un par de lugares interesantes. Así llegamos, ya fuera, a la escalinata barroca de San Martí Sacosta, en la zona del Example Medieval. Es una Iglesia interesante que tiene algunas vidrieras de factura muy trabajada. Nos extrañó que dentro del templo no notásemos el frescor que suele haber en las iglesias de piedra.


Paseamos por la famosa calle porticada de la zona medieval hasta el Teatro y el Puente de Piedra, y luego,  de vuelta, por la “Rambla de la Libertad”, disfrutando de las múltiples tiendas de artesanía, antes de cruzar el río por el puente de hierro, de las “Peixateries Velles”, construido por el taller de Gustave Eifel, para contemplar el río con sus casas de colores, las “Casas de D’Onyar”, que es una de las escenas más fotografiadas de esta ciudad. Según parece, el nombre del puente hace alusión a un antiguo mercado de pescado que había en la zona.


Al otro lado, acabamos llegando a la Plaza de la Independencia para cenar en esta zona de la ciudad, es la zona moderna.

¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?. Albert Einstein

De vuelta al hotel, nos encontramos con una proyección en la fachada de un edificio histórico, el Antiguo Hospital de Santa Caterina. Un juego de imagen y sonido que nos sorprendió y que, luego nos enteramos, formaba parte del FIMG (Festival Internacional de Mapping de Girona) que se estaba celebrando.

Nos acostamos pronto. A la mañana siguiente cruzaríamos la frontera con Francia para ver los castillos cátaros y dormir en Carcassone.


Datos prácticos:

Transporte: se puede llegar a Girona por avión, tren o autobús, o en coche como hicimos nosotros ya que íbamos de paso hacia la zona sur de Francia.

Alojamiento: Hotel Margarit. Cuando estuvimos nosotros era muy limpio pero básico, con baño enano y sin AC, sólo ventilador. Amable atención. Ahora está renovado y sí lo recomendaríamos. Aparcamiento estrecho. Paseo agradable al centro.

Entrada a los Baños Árabes: La entrada cuesta 2€ por persona. Tiene un horario de apertura de Abril a Septiembre, de 10:00 a 19:00 (L-V) y de 10:00 a 14:00 (D), y teniendo solo de 10:00 a 14:00 el resto del año

Entrada a la Catedral: 2€, con audioguía.

Entrada a la Iglesia de San Martín: Gratis.

Comidas: Casa Marieta, abierta hace 123 años. Ricos embutidos de la tierra de entrada y de segundo, rodaballo y rape con verduritas, regado con un cava de la casa muy agradable. De postre, crema catalana y helado de mascarpone con mermelada de higos. Una rica cena, amable atención y precio razonable para la zona y la solera del local. Recomendable.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.