Indice Paises

viernes, 29 de julio de 2016

Safari en Manyara, Ngorongoro y Tarangire

Días 26, 27 y 28 de julio

Jóvenes Masai en el rito de pasar a adultos
Tres parques nacionales de Tanzania en el Valle del Gran Rift. Tres parajes diferentes. Multitud de vida salvaje y de emocionantes momentos que hemos tenido la suerte de disfrutar.  Incluido vivir en directo una escena de caza de dos leonas. Mayor contacto con la cultura Masai. Una experiencia en global totalmente positiva y diferente de la que tuvimos en Kenya en Masai Mara.


Después de estar durante dos días comparando las diferentes alternativas que las agencias locales nos ofrecían para realizar un safari de tres días y dos noches para ir a Ngorongoro, finalmente hemos aceptado contratarlo con Zara Tours (nada que ver con el imperio de Amancio Ortega), que tiene las oficinas en la torre Kibo de Moshi y en el hotel Springlands
Mujeres llevando la carga en la cabeza
en Pasua, un barrio/pueblo pegado a Moshi. Como este viaje somos unos "slow travelers" hemos ido andando a este hotel a 5 kms de Moshi, disfrutando en la ida de la posibilidad de ver a niños saliendo de las escuelas primarias, motos cargadas en exceso por la carretera (¡incluso llevando una mesa!), o mujeres limpiando y asando pescado junto a la carretera. Y, en el regreso, ya contentos de la decisión tomada, nos hemos sorprendido sacando varías fotos del impresionante macizo del Kilimanjaro, con su pico Kibo de casi 6000 metros siempre nevado y el no tan espectacular Mawenzi de algo más de 4000 metros. Nos ha recordado a unos buenos amigos, Miguel Ángel y Eva, que estarán deseando seguro venir dentro de poco para subirlos y completar otro 6000 en su lista. (Miguel/Eva: por los que hemos visto, hay trekking fáciles de 4 días y otros más duros de 7 días. Tomaremos info para dárosla. Como adelanto, esta imagen que hoy nos ha regalado "el Kili").
El Kilimanjaro, siempre entre nubes
El Kilimanjaro, siempre entre nubes

El caso es que el safari parecía empezar un poco mal. Habíamos quedado que el jeep
Dala-dalas y moto-taxis
Dala-dalas y moto-taxis
En una moto se puede transportar de todo
En una moto se puede transportar de todo
vendrían a las ocho de la mañana por el hotel Hibiscus para recogernos y, cuando pasaban más de 30 minutos esperando, hemos tenido que pedir a una de las chicas que sirven el desayuno que nos dejará su teléfono para llamar a la agencia al número que nos dejó Frank, el encargado que nos atendió en Zara. Y sorpresa, daba error. Menos mal que en la recepción habíamos visto el día anterior que tenían un libro de Tanzania que tenía por casualidad los nombres de varias agencias y venía un número donde llamar, aunque fuera a sus oficinas de Arusha. Todo esto es porque se había estropeado la wifi el día anterior, en este hotel no tienen teléfono fijo y desde los móviles particulares del personal del hotel no pueden llamar a teléfonos fijos (y nosotros no hemos contratado
en Kenya ni Tanzania una tarjeta SIM para el teléfono). Bueno, el caso es que finalmente el jeep apareció a las nueve y un poco, conducido por Olais, que ha sido un guía/conductor muy bueno en este safari. Nos ha dado la impresión, eso sí, que la agencia se había olvidado de nosotros y que habían llamado a alguien para llevarnos sobre la marcha. Una impresión.
Masais en el camino a Manyara
Masais en el camino a Manyara
El viaje de Moshi a Arusha y luego hasta Manyara ha durado casi 4 horas porque a la entrada de Arusha una compañía china está haciendo el desdoblamiento de la carretera. Por si habíais pensado en cientos de chinos trabajando, no es así. Son todos de aquí, excepto el ingeniero chino al que vimos con los planos.
Entrada al Parque Nacional Lago Manyara
Entrada al Parque Nacional Lago Manyara
Una vez que llegamos a Manyara, paramos a tomar el Lunchbox que nos habían preparado, en un bar de carretera donde nos indicó el guía que nos podíamos sentar y que parece ser un lugar habitual para estos temas. Nadie se acercó a preguntar si queríamos tomar algo o a decirnos que sin pedir algo no podíamos comer nuestros paquetes de comida. Es curioso lo tranquilos que se toman aquí las cosas. En cuanto terminamos, nos dirigimos a la entrada del Parque Nacional del Lago Manyara para hacer una visita de tres horas antes de seguir a nuestro hotel de destino.
Elefantes en el camino
En la senda de los elefantes
El P.N.Lago Manyara se caracteriza por ser uno de los pocos lugares donde se pueden ver a los leones subidos a los árboles. Pero no hemos tenido suerte. Sin embargo, hemos podido ver muy de cerca a una familia de elefantes en el camino del jeep, así como babuinos, hipopótamos, cebras y, sobre todo, muchas aves migratorias que hacen de este lago su lugar de paso del invierno, especialmente, cigüeñas y flamencos rosas. Pero estos estaban tan lejos que no los distinguíamos.
  Hornbil - cálao
Hornbil - cálao
Martín pescador de cabeza gris
Martín pescador de cabeza gris
Cigüeñas de pico amarillo
Cigüeñas de pico amarillo
Pelícanos
Pelícanos
Gansos egípcios
Gansos egípcios
Zanco de alas negras
Zanco de alas negras
Familia de babuinos
Babuinos

 Y también unos curiosos monos con los testículos color celeste...

Mono de Vervet
Mono de Vervet

Después del parque, hemos continuado camino hasta el Highview Hotel, junto a la pequeña población de Karatu, ya muy cerca de la entrada al Ngorongoro, donde nos recibieron unos Masai para llevarnos nuestro equipaje, aunque han debido extrañarse de dos viajeros con tan poco equipaje (tendríais que ver los maletones que lleva la gente). El lugar está alejando unos tres kilometros de la población en un paraje elevado que permite ver las cercanas laderas del Ngorongoro al atardecer. Y disfrutar del cielo estrellado una vez más.

Entrada al área de conservación del cráter del Ngorongoro
Entrada al área de conservación del cráter del Ngorongoro
Tras de un merecido descanso en la absoluta quietud y silencio de la noche, y una vez desayunados, nos hemos puesto en camino a las siete y media hacia el Ngorongoro para evitar la aglomeración que se suele formar sobre las nueve que es la hora en que llegan más safaris (abren a las 6). Pero ni por esas. Cuando hemos llegado a la entrada del parque ya había más de treinta jeeps y algún autobús de pasajeros que lleva a Serengueti, sacando sus respectivas entradas ¡¡y eso que eran solo las ocho y cuarto!!. Pues a esperar los correspondientes veinte minutos de rigor para el que guía sacará las entradas/autorizaciones/peajes para poder pasar la puerta y dirigirnos a las rutas de bajada al cráter.

Había niebla por lo que no os podemos contar mucho de esos primeros kilómetros de carretera estrecha y bastante mala bordeando el cráter en medio de un espeso bosque, pero al llegar al borde norte, cerca ya de la bajada, cuando la carretera se divide para ir unos al cráter y otros seguir al Serengueti, se abrió en un paisaje casi desértico, con matorrales escasos y con muchos rebaños de ganado Masai que sus pastores llevan cada día al cráter a pastar bajando 600 metros de empinada pendiente y volver a subir con los calores de la tarde para recogerlos.
Lago Magadi (salado) en el cráter del Ngorongoro
Lago Magadi (salado) en el cráter del Ngorongoro
La vista era espectacular. Vimos un antiguo cráter impresionante, con un par de lagos en su interior y con una planicie repleta de manadas de antílopes y ñus. También vimos por primera vez a las bonitas grullas coronadas que son el animal símbolo de Uganda (en Tanzania es la jirafa). Sin embargo, nuestro objetivo esta vez iba a ser encontrar al esquivo y solitario rinoceronte negro. Solo hay 25 en todo el cráter y no suelen dejarse ver demasiado, siempre dormitando durante el día y saliendo a pastar durante la noche. Así se lo dijimos a nuestro guía Olais que nos avisó de que iba a ser difícil. Pusimos rumbo al cráter y bajando pudimos ver más de cerca esas manadas de gacelas de Thompson, ñus, impalas, multitud de aves alrededor de la laguna y, la primera sorpresa que nos reservaba este parque: el lago estaba lleno también de preciosos flamencos rosas.
Gacela de Thompson macho
Gacela de Thompson macho
Ñu
Ñu
Impalas
Impalas
Grullas coronadas
Grullas coronadas
Flamencos rosas
Flamencos rosas

León a la sombra
León
Como os decimos, no sería la primera sorpresa. Al poco, tras oír algo en la radio, nuestro guía aceleró y nos llevó a ver unos leones agazapados en un arbusto protegiéndose del sol. Había un macho con una melena grande, pero justo al llegar se movió ocultándose de nuestras cámaras. Íbamos a seguir la persecución del León cuando nuestro guía de nuevo giró buscando un camino anterior al que habíamos traído. Parece que alguien había avisado de que había un rinoceronte en la sabana. Así que allá fuimos y efectivamente, aunque lejos, un rinoceronte negro con dos preciosos cuernos se movía. La imagen no es muy nítida pero es que aunque es bueno, nuestro zoom no daba para más, y el calor hacía vibrar el aire. No obstante, con los prismáticos lo pudimos ver un poco mejor.
Rinoceronte negro
Rinoceronte negro
Ya teníamos nuestro objetivo, pero este safari nos iba a deparar una sorpresa muy emocionante: presenciar en directo una escena de caza de dos leonas atrapando un facóquero. No es posible describirlo con palabras, así que hemos subido un vídeo a nuestro canal de YouTube para que lo veáis, pero las imágenes son duras por lo que ojo con los niños o con los estómagos sensibles.
Leonas devorando su presa
Leonas devorando su presa
Después de ver esta escena que se ve muy pocas veces en directo, tocaba comer en un precioso estanque con hipopótamos disfrutando de un airecito fresco, antes de continuar el safari de tarde viendo a una garza cazar una pequeña serpiente y más aves alrededor del lago para empezar la subida de regreso tras casi siete horas de safari, un verdadero "full day safari". Tras la subida y firmar el check-out de salida para asegurar que no nos quedábamos dentro cuando cierren la puerta de acceso a las seis de la tarde, nos fuimos al hotel conversando sobre cervezas con nuestra guía y lo diferente que nos gustan a nosotros (frías) y a los tanzanos (del tiempo, o sea, calientes). Así que al llegar al hotel, nos tomamos los tres una cerveza para cerrar este impresionante día. Nos comentó que los chicos masai con la cara pintada de blanco que veis al principio de esta entrada, estaban en pleno ritual de paso a la edad adulta tras la circuncisión, la cual tiene varias etapas.

Entrada al Parque Nacional de TarangireY llegó el tercer día para ir al tercer destino: el Parque Nacional del río Tarangire. No esperábamos nada especial de este parque tras haber visto Ngorongoro pero habíamos leído que tal vez podíamos ver también leones en los árboles. No los vimos. Además, el río está casi seco por estar en la época seca. Pero vimos sin embargo otras dos joyas: tres guepardos a la sombra de una pequeña acacia en medio de una planicie que llaman "Small Serengueti", y cerca, subido en una rama de un árbol que estaba rodeado de elefantes, un precioso leopardo. Fijaros en la foto lo difícil que es verlo desde el camino. Nos preguntamos varias veces, entre nosotros y al guía, cómo lo pudo ver el primero.
Gueopardos a la sombra
Gueopardos a la sombra
Guepardo - Cheetah
Guepardo
El leopardo nos observa
El leopardo nos observa
Leopardo desde más lejos
Leopardo desde más lejos
Leopardo a distancia real
Distancia real

Tras el almuerzo en un área acotada a tal fin, rodeados de pajarillos (sobre todo starlings azul brillante), pusimos rumbo a la salida y a Moshi, disfrutando por última vez de los majestuosos baobabs que abundan en este parque. Son de hoja caduca, por lo quye ahora, en invierno, sin hojas parecen muertos, pero viven cientos de años, hay quien dice que miles. ¿No os recuerdan al árbol corazón?
Baobab
Baobab
En conclusión, un buen safari que ha compensado con creces lo corto que se nos hizo el anterior en Kenya.

Para terminar esta entrada queríamos haceros notar, aunque algunos lo mismo ya lo sabíais, que nuestros amigos de Disney no fueron muy originales poniendo nombres a los animales de la película "El rey León". Usaron el nombre swahili. Como muestra:  león = simba; y facóquero = pumba

Datos prácticos:

Tanto en Moshi, como en Arusha hay multitud de empresas de safaris y trekking. Hay mucha diferencia de precio entre ellas y te pueden empezar ofreciendo un precio de $250 por persona y día en tienda de campaña (de las de toda la vida, con colchoneta en el suelo) y bajártelo hasta los $140 sin mucho esfuerzo. Si es un safari privado, ya se dispara el precio. Nosotros consultamos los comentarios en tripadvisor después de hablar con ellos y rechazamos las ofertas de la mayoría por mal servicio prestado a anteriores viajeros.

Al final nos decidimos por Zara Tours, que tenía críticas excelentes respecto al servicio y nos ofrecían habitación de hotel (normalito, pero muy buen personal y comida), más una noche adicional en su hotel de Moshi a la vuelta. Era más caro que el resto de ofertas, pero ha merecido la pena. ¡Y éramos sólo nosotros dos sin precio de privado!

Lago Manyara: lago salado de 230 km2.
Zona de Conservación del Ngorongoro: 8.288 km2. Patrimonio de la Humanidad de la Unesco
Parque Nacional de Targarine: 2.850 km2



13 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Hola María. No dudes en venir. La gente es fantástica y en todos los momentos hemos paseado en las ciudades con absoluta tranquilidad. De vez en cuando se acerca alguien a contarte que es guía, o que tiene una tienda de pinturas o esculturas en madera o que es agente de una agencia de trekking o safaris. Pero no molestan mucho.

      Eliminar
    2. Por cierto, como decía Mercedes, nos gusta más Tanzania que Kenya. No solo los Parques Nacionales sino en general todo.

      Eliminar
  2. ¡¡¡¡AYYYYYY!, Mi envidia empieza a no ser sana. Es broma. Para mi ha sido uno de los viajes más completos que he hecho en mi vida, lo recuerdo con especial cariño. Deseo que también esta etapa de vuestro viaje lo sea para vosotros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fanny. Nos alegra mucho que estas líneas hayan desertado en ti los recuerdos de tu viaje. Realmente los momentos que estamos viviendo están siendo también muy bonitos.
      Besos.

      Eliminar
  3. Brutal la escena de caza.....una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan. Gracias por comentarlo. Vivir una escena de caza en directo, que no es más que una escena cotidiana en la vida salvaje, es espectacular. Terrible tal vez. Pero no deja de ser parte de su lucha permanente por sobrevivir. Y haber coincidido para verlo ha sido especial. Nos alegra que al compartirlo con vosotros podáis vivirlo también un poquito.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Que maravilla!!!!!..... espectacular!!!!.... Se me acaban las palabras, vaya principio de viaje.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff Rosi. Se nos pusieron los pelos de punta en el momento de la caza porque intuíamos lo que iba a pasar viendo acercarse a Pumba hacia donde estaban los Simba. Pero fue especial. Nos alegra haberlo podido compartir con vosotros.
      Besos.

      Eliminar
  5. Impresionante el relato y el vídeo de caza es alucinante!!!
    Gracias pareja por compartirlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia.
      Un momento único e irrepetible para nosotros. Nos encanta poder compartirlo con todos vosotros para que de algún modo estéis viajando con nosotros en primera persona. Si estamos consiguiendo transmitiros las emociones entonces genial.
      Besos

      Eliminar
  6. Qué experiencia más emocionante chicos. El vídeo de la caza increible, el ciclo de la vida en directo.
    Gracias por compartir con todos nosotros este precioso viaje por Africa, nos ha gustado compartir vuestras experiencias.
    A por el siguiente destino!!!!!!
    Muchos besos de todos. Muac muac muac...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Pauli!
      Vosotros nos hacéis sentir cerca gracias a los comentarios que hacéis. Eso nos anima a seguir contando cosas.
      Besos para todos. Os queremos!!
      ♥♥

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.