Indice Paises

lunes, 4 de julio de 2016

Mosi-Oa-Tunya, Cataratas Victoria

Días 2 a 4 de julio de 2016

Arco iris en las Cataratas Victoria
Arco iris en las Cataratas Victoria
Hemos vuelto al hotel eufóricos después de pasar el día en las impresionantes Cataratas Victoria. Cielo despejado, temperatura perfecta y naturaleza en su máximo esplendor. Y los arco iris, rivalizando en belleza con las cataratas. Nítidos, brillantes, con el doble arco y que parecía que los podíamos tocar de lo cerca que los teníamos. Nos ha tomado 3 días llegar a ver las cataratas, pero nos llevamos imágenes y sensaciones que, sin duda, recordaremos. Este viaje comienza en las Cataratas Victoria y terminará en otra de las grandes, las del Niágara desde el lado canadiense.

El sábado salimos temprano de Madrid y, tras un breve vuelo a Londres, cambiamos de la terminal 5 a la terminal 3 de Heathrow. Hay autobuses cada pocos minutos que, sin salir del aeropuerto, conectan todas las terminales. Muy cómodo y práctico. El nuestro tardó 12 minutos en llegar y luego tarda unos 10 minutos en llegar a la otra terminal, más el tiempo que se tarda en pasar luego por el control de seguridad, extremadamente estricto. Tenedlo en cuenta para vuestras conexiones. Nosotros teníamos una escala corta y, aunque las pantallas nos hicieron darnos una pequeña carrera por el aeropuerto al anunciar que se estaba cerrando el embarque, lo cierto es que embarcamos de los primeros. Era un vuelo de día, así que, aunque la noche anterior no habíamos dormido casi, no dimos más que alguna cabezada, entre película y película.

Monte Kilimanjaro entre las nubes
Monte Kilimanjaro entre las nubes
Aterrizamos sin contratiempos en el aeropuerto de Nairobi sobre las 9 de la noche y nuestro vuelo a Livingstone (Zambia) no salía hasta las 7 de la mañana del día siguiente, por lo que decidimos quedarnos en la zona de tránsito en vez de dormir en un hotel de Nairobi y volver por la mañana, ya que entre los trámites de la frontera, posibles atascos aeropuerto-Nairobi-aeropuerto y controles de seguridad del aeropuerto, habríamos dormido muy poco. De este modo, además, nos hemos ahorrado un visado de entrada, dos taxis y un hotel. Eso sí. No fue una noche cómoda, pero dormitamos tumbados en los asientos de la puerta 14, ya cerca de la zona en la que embarcaríamos por la mañana. El domingo salió nuestro vuelo puntualmente y, además, los asientos de emergencia estaban libres, así que estiramos las piernas y echamos otro sueñecito, no sin antes disfrutar viendo la cima del Kilimanjaro sobre el mar de nubes de la mañana. Una sorpresa y un momento mágico que intentamos reflejar en la fotografía, pero que como siempre pasa, la realidad es mejor que nuestra cámara ;-)

Llegamos a Livingstone, en Zambia, sobre las 9:30 de la mañana, tramitamos un visado de múltiples entradas (calculamos hacer al menos 3: esta entrada, la de vuelta de ver las Cataratas del lado de Zimbawe, y la vuelta cuando volvamos de Botswana) y cambiamos dólares por kwachas. Para esto último, tenéis tres stands de bancos para cambiar justo antes de salir del aeropuerto. Regateamos un poco con los que nos ofrecían un taxi de transporte a la ciudad y al final acordamos 8 USD por dejarnos en el hotel. En el hotel “Le Patino Bed and Breakfast” nos recibieron muy cordialmente y esperamos a que terminasen de preparar la habitación poniéndonos al día con el correo y whatsapp de familia y amigos, aprovechando la Wifi gratis. Muy buena, por cierto.

Calle Mutelo, Livingstone
Calle Mutelo, Livingstone
Tras una reparadora ducha, salimos a dar una vuelta a pie por la ciudad para recabar información sobre el transporte a las cataratas y a Kasane. En realidad, lo que hicimos fue confirmar la detallada información que del blog de Sonia y Ainara. Hay autobuses (mini furgonetas o matatus), que hacen el trayecto entre Livingstone y las cataratas. Salen durante todo el día, según se llenan, y cuestan sólo 5 kwachas por persona, menos de 1€. La zona de autobuses está en una paralela a la calle principal, bajando por la calle del supermercado Soprite. No hay bus a Kasane, pero los taxis azules de enfrente del Soprite hacen el trayecto hasta la frontera en Kazungula, desde donde se puede cruzar el río Zambezi en ferry o en Speedy boat y entrar en Botswana, donde tomaremos otro taxi. Nos dijeron 35 kwachas por persona en taxi compartido. Intentaremos regatear el martes, cuando vayamos allí.

Después de comprar comida, fruta y agua en el Soprite, nos tomamos una merecida cerveza en el Munali Café y volvimos al hotel. Nada más sentarnos en la cama, nos llegó todo el cansancio de golpe, así que pusimos la mosquitera y a dormir. Aún no había anochecido, pero teníamos sueño atrasado y hemos dormido como niños ¡más de 12 horas! Por cierto, aquí anochece a las 18.30. Cosas de la rotación de la Tierra.

Babuinos
Babuinos
Hoy lunes nos hemos levantado con el amanecer, un poco antes de las 6 de la mañana y tras desayunar (desayuno correcto tipo inglés, sin más) y prepararnos unos sándwiches para la comida, hemos tomado el “autobús”, que no ha tardado en llenarse con las mujeres que también iban a la entrada del parque a vender y trabajar allí, así que antes de las 9 de la mañana estábamos en la entrada del lado de Zambia de las Cataratas Victoria. Nada más entrar, hemos visto a los babuinos. Varias familias descansando y jugando por toda la zona de las cataratas. Al fin y al cabo, esta es su casa y, de hecho, esto es un Parque Natural donde los animales tienen preferencia de paso. Te avisan de que tengas cuidado con ellos (sobre todo si llevas comida) y de que no les alimentes, como en todos los parques naturales. Hay muchos en la zona, los hemos visto durante todo el recorrido y simplemente hay que dejarles pasar o pasar a su lado tranquilamente, sin pararte, ni molestarles, especialmente cuando hay crías en el grupo.

Cataratas Victoria, Zambia
Cataratas Victoria, Zambia
Las Cataratas Victoria son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1989. Durante casi 3 horas hemos recorrido todos los caminos habilitados en el lado de Zambia para ver las cataratas desde diferentes perspectivas, el impresionante arco iris doble en el mirador desde el que se ve el puente de hierro que une el lado de Zambia y el de Zimbabwe en la zona de las cataratas. Hay que llevar chubasquero o comprar/alquilar uno de los que ofrecen a la entrada. Nosotros hemos llevado los mismos que utilizamos en las cataratas de Iguazú y nos han hecho un buen servicio nuevamente. Mojarnos, nos hemos mojado, claro, porque hay zonas donde el agua que se levanta al chocar con el fondo de la catarata, unida al viento, se convierte en un fuerte chaparrón que te ducha de arriba abajo, de lado y empapa todo lo que no lleves bien cubierto por un impermeable. Y como la temperatura era muy agradable no hemos pasado calor con ellos puestos, incluso en algún momento hemos tenido fresco.

También hemos bajado al Boiling Point, la orilla del río Zambezi en la que el agua que cae de las cataratas choca contra la montaña y gira para pasar bajo el puente de hierro. La bajada es muy empinada, con escalones de piedra y tramos con barandilla, en mitad del bosque donde los babuinos tienen su casa. Merece la pena bajar y descansar un rato en las rocas viendo cómo entra el agua y como algunos ¿inconscientes o valientes? hacen puenting desde el puente de hierro o la tirolina desde una esquina del puente hasta la otra orilla. La subida ha sido un poco más dura que la bajada, seguramente tendremos mañana agujetas que ¿serán como las de aquella torre, Yolanda? ;-)

Vista del puente desde el Boiling Point
Vista del puente desde el Boiling Point
Antes de salir, hemos visto un desafortunado accidente que esperamos haya quedado en unos puntos nada más. Un señor mayor se ha mareado delante de nosotros mientras esperaba a su mujer en la zona de los aseos y se ha golpeado en la cabeza contra la pared, perdiendo brevemente el conocimiento y haciéndose una pequeña brecha por la que la sangre brotaba con mucha alegría. Ya sabeis que en la cabeza todo parece más. Le hemos sostenido y hemos avisado en la tienda de recuerdos cercana para que viniera algún médico y hemos de decir que, aunque una mujer de su grupo enseguida se ha puesto a atenderle (parece ser que era doctora), rápidamente ha llegado ayuda por parte de los guardias del parque. El hombre ha recuperado la conciencia y ha podido abandonar el parque por su propio pie. Un pequeño susto.

Frontera de Zimbawe
Frontera de Zimbawe
Sobre las 14:30h nos hemos dirigido a la frontera y hemos tenido un pequeño malentendido con el guardia que tramita las salidas de Zambia. Le hemos dicho que sólo queríamos cruzar a Zimbabwe para ver el puente y las cataratas de ese lado y él nos ha entendido que sólo íbamos a ir al puente sobre las cataratas, por lo que se ha quedado con un pasaporte y nos ha dado un papelito con un número 2 que nos ha recogido el militar que vigilaba la frontera. Tras cruzar el puente y acercarnos a la frontera de Zimbabwe, nos hemos dado cuenta de la tontería que habíamos hecho y del malentendido, así que, vuelta otra vez a cruzar el puente y a entrar en Zambia, donde nos han devuelto el pasaporte y cansados y hambrientos, nos hemos tomado un respiro para comer nuestros sándwiches y descansar un poco. Ya más repuestos, hemos vuelto a la garita de la frontera de salida y esta vez sí, nos han sellado salida y con nuestros dos pasaportes, nos hemos dirigido al puente de hierro. Para algo habíamos solicitado visado de múltiples entradas, ¿no?

Puente de hierro de Victoria Falls
Puente de hierro de Victoria Falls
El puente de hierro de las Cataratas Victoria es obra del ingeniero George Hobson. Fue construido por los ingleses como parte de la vía férrea que pretendía unir Johanesburgo con El Cairo y que finalmente sólo llegó hasta Bulawayo (Botswana). El puente se inauguró en 1905 y era el más grande construido hasta aquel momento.  Es “tierra de nadie” entre las fronteras de Zambia y Zimbabwe y damos fe de que se este paso es muy transitado, tanto por gente local, como por los turistas. Tiene vía férrea, carretera y una pequeña acera peatonal.

Gente transitando por el puente
Gente transitando por el puente
No puede pasar más de un vehículo cada vez, ya que en su zona central el peso que puede soportar es limitado. En la mitad del puente está situada la zona de salto y muchos nos preguntaban al pasar si íbamos a saltar. Digamos que teníamos prisa para ver el otro lado de las cataratas antes de que anocheciera (aquí lo hace sobre las 18:00h como os hemos comentado), por lo que lo hemos dejado para otro momento. ;-))

Tocando el arco iris
Tocando el arco iris

Después de tramitar el visado de entrada a Zimbabwe, nos hemos dirigido a la cercana entrada de las cataratas y nada más entrar, ya hemos tenido la primera imagen impactante: un maravilloso arco iris doble con las cataratas de fondo cuya foto hemos puesto al comienzo de esta entrada. ¿Más bonito que el de Zambia? No sabríamos deciros, igual de nítido y brillante, pero con mejor perspectiva respecto a las cataratas sí. Ambos increíbles, desde luego. El lado de Zambia es más agreste, más salvaje podríamos decir, quizá se ve menos extensión de catarata. Desde el lado de Zimbawe haces el recorrido completo en una zona con menos vegetación, no puedes bajar a la orilla, pero tienes una vista más extensa de las cataratas, acompañándote el arco iris durante todo el recorrido, siempre que vengas por la tarde, ya que el sol estará en el ángulo perfecto. Hemos tenido la sensación de que lo podíamos tocar con la mano. Recordad, el arco iris se ve por la mañana en el lado de Zambia y por la tarde en el de Zimbawe. Nos hemos vuelto a mojar, sí; hemos terminado agotados, sí; hemos tenido un poco de frío, sí; pero ha sido tan mágico como esperábamos.

Parada de autobuses en la entrada de las cataratas
Parada de autobuses en la entrada de las cataratas
Sello de salida de Zimbabwe y nueva caminata hasta el puente y la frontera de entrada en Zambia. Hemos llegado justo cuando se llenaba un “bus”, pero en menos de 5 minutos ha llegado otro y hemos aprovechado para montarnos delante, con el conductor y estar así un poco menos apretados. Debía ser hora punta, porque había mucha gente esperando para volver a Livingstone. Igual que por la mañana, la mayoría de las personas del bus eran mujeres. En el camino de vuelta hemos podido disfrutar de la música pop africana de la radio del bus que alegremente cantaba el conductor. Nos hemos acordado de nuestro amigo Chema, amante de África, de su gente y de su música.

Ya en Livingstone, hemos repuesto víveres en el supermercado Spar y hemos vuelto al Munali Café, donde hemos cenado y tomado un rico café y un té zambiano. Ya de noche, cielo estrellado, aunque la Vía Láctea se resiste a mostrarse aún.


Podéis ver el clip de las Cataratas Victoria en nuestro canal de YouTube.

De vuelta en nuestro hotel, hemos conectado con la familia por Skype. Es el cumpleaños de Trini y no podíamos faltar a la cita.
¡Felicidades, mamá!


Datos prácticos:

Visado de tránsito en Kenya: no se necesita si dormís en el aeropuerto.

Visado en Zambia: entradas múltiples 80 USD.

Taxi aeropuerto-hotel en Livingstone: 8 USD.

Hotel en Livingstone: Le Patino Bed and Breakfast. Justo, céntrico, limpio, aunque necesita reparaciones especialmente en el baño. Personal muy amable. Hemos visitado el albergue Joly Boys Backpackers y la zona común, de ocio, tenía muy buena pinta. La habitación doble con baño era más cara que la nuestra, pero no las hemos visto, así que no sabemos si está justificado.

Bus Livingstone-cataratas: 5 kwachas por persona y trayecto. Sale cuando se llena.

Entrada a las cataratas en el lado de Zambia: 20 USD ó 210 kwachas por persona.

Visado en Zimbabwe: 1 entrada 30 USD por persona, en efectivo, no se admiten tarjetas.

Entrada a las cataratas en el lado de Zimbabwe: 30 USD por persona.

28 comentarios :

  1. Que envidia!!! Me alegro mucho de que estéis disfrutando. Que lejos parece pero que cerca con vuestra crónica. Que guay ir sabiendo de vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio. El sitio es realmente espectacular

      Eliminar
  2. Gracias por narrarnoslo así.. Nos transportados a África con sus paisajes y olores.... Disfrutad de la magia de África... Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pili. Faltan palabras para describirlo. Os contaríamos más cosas pero no queremos hacer muy larga cada entrada y así dejamos un poco para la vuelta...😊

      Eliminar
  3. Leyendo este post, me he trasladado por unos minutos a África, ¡a seguir disfrutando! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia. Esta parte de África es muy bonita ciertamente.

      Eliminar
  4. Que maravilla !!! os vais a convertir en embajadores del Mundo!!
    Un Fuerte Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos hemos sentido ciudadanos del mundo, Raúl. Es un sitio tan grande por descubrir...y tan poco tiempo. Pero la gente es lo que más nos está sorprendiendo de lo amables que son.

      Eliminar
  5. Me encanta! Es como si estuviera paseando por las cataratas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María...nos hubiera poner la lluvia (aquí lo dicen spray) en el blog para que os empapéis como lo hicimos nosotros aún con los chubasqueros. Pero aún no llega a tanto la tecnología. Fue maravilloso

      Eliminar
  6. Qué fotos tan impresionantes chicos, disfrutar de estas maravillas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pauli. Las compartimos con vosotros para que las disfrutéis

      Eliminar
  7. Madre mia, que envidia!!! gracias por dejarnos acompañaros!

    ResponderEliminar
  8. Impresionante excursión y bien aprovechada, excelentes fotos, seguro que la realidad es mucho mejor.

    Seguir disfrutando del viaje y nosotros con vosotros.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes Paco. Y seguro que hay geocatchings!

      Eliminar
  9. Que envidia. No sé cómo os da tiempo para transcribir tantas vivencias. No os animasteis con el puenting? Creo que el raffting también es bueno, se ponen los pelos de punta. Seguir así... Los demás os acompañamos desde la rutina cotidiana.
    Cuando tenga finalizada la presentación de Bolivia os mando el enlace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Miguel es que ni el rafting ni el puenting (bungy jumping) es lo nuestro. Ya sabes que somos de emociones fuertes como una vuelta al mundo. Nos da tiempo porque dormimos menos.
      Estaremos atentos a tu presentación de Bolivia.
      Un abrazo para vosotros

      Eliminar
  10. ... Por cierto, la cámara esa hace muy buenas fotos. No hay excusa. 😜

    ResponderEliminar
  11. Qué maravilla!!! Por un momento me he sentido viajando con vosotros, gracias y seguid escribiéndolo todo. Bss

    ResponderEliminar
  12. ¡Ayyyyy!!!!, que envidia, volvería mañana mismo. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me daban envidia tus relatos, Fannísima.
      Besos.

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.