Indice Paises

En las faldas del Etna: un paseo por Catania y Taormina

Taormina - Vista del Etna

Vivir bajo un volcán en permanente erupción es una experiencia única. Los ciudadanos de Catania y de Taormina lo saben. Estas dos ciudades sicilianas, especialmente Catania, están literalmente bajo las faldas del Etna. Y es que este volcán, además, es Patrimonio de la Humanidad desde 2013.

Ambas ciudades son diferentes y, sobre todo, subir al Etna era uno de los puntos importantes de este viaje de siete días por Sicilia.

El Etna


El Monte Etna es el volcán más alto de Europa y uno de los más activos, íntimamente emparentado con otro celebre, el Stromboli.

Aunque dicen que desde su parte más alta, en días despejados, se pueden ver los tres mares de Sicilia e incluso la zona calabresa de la vecina península italiana, nosotros no pudimos verlo, porque las nubes cubrían la parte superior de la montaña.

Monte Etna - Refugio Salienza y Crater

La subida en coche por la carretera durante 10 kilómetros, con paisajes de lava a uno y otro lado de la carretera era fascinante. Y así, hasta el Refugio Sapienza, a 1900 m.s.n.m. donde, tras dejar el coche en uno de los aparcamientos vigilados por personal pseudo-oficial, al que dejamos unas monedas, nos dirigimos andando a tomar el funicular autorizado "Etna sud Nicolosi"  que nos subió hasta una plataforma a 2500 metros s.n.m..

Monte Etna - Funicular

Es aquí desde donde parten varios circuitos a pie o en grupos organizados para rodear parte de esta montaña, por la zona autorizada para subir a la cota 2900. Esta misma base de teleférico fue destruida por las erupciones de 1983 y de 2001.

Monte Etna - Inicio de senderos

Como el tiempo estaba tan frío y nublado, nosotros optamos por dar un paseo desde esta plataforma por los alrededores, subiendo en dirección a la cota 2900 pero sin llegar a ella, sintiendo el calor que se desprende de los múltiples agujeros en las rocas, y por los que eres terriblemente consciente que estás en la cima de un volcán activo.

Monte Etna - Senderos

Las coladas de lava y los múltiples cráteres que fueron en algún momento bocas expulsando lava se aprecian muy bien. El cráter Silvestri es uno bien conocido y está a unos escasos 10 minutos del Refugio por lo que nos dimos una vuelta antes de volver.

Monte Etna - Crater Salieri

Lo que más nos sorprendió es que este mismo funicular en invierno lo usan los amantes del esquí para venir a esta zona, donde se puede practicar este deporte. Así que, ya sabes, si quieres practicar esquí sobre un volcán, Etna es tu destino.


Catania


Subiendo desde Siracusa, llegamos a Catania, la capital del levante siciliano. Una ciudad construida y reconstruida tras los violentos terremotos que la asolaron en el siglo XVII. En 1669, una violentísima erupción del Etna arrasó prácticamente la ciudad.

Catania es una ciudad barroca, con iglesias y monumentos importantes, en donde la opulencia de ser la capital se muestra en multitud de edificios de la zona central, junto a la Catedral, en la Plaza del Duomo, como el Ayuntamiento, antiguo Palacio de los Elefantes, construido tras dicho terremoto.

Catania - Palacio de los Elefantes

La Catedral de Santa Ágata es de estilo barroco y su interior es magnífico.

Catania - Catedral de Santa Ágata

Terminamos la visita a esta ciudad, que recorrimos tan solo en unas horas, paseando por la zona central y descubriendo algunos de sus rincones, como la Fuente del elefante.

Catania - Fuente del Elefante

Taormina


Lo primero que nos sorprendió de Taormina es que es una ciudad que se cuelga de la montaña, literalmente, con calles imposibles y recodos que parecen querer ir al mar.

Taormina - Bahía de Naxos

Por ello, cuando entramos al Teatro Griego (o Romano, porque estos lo modificaron posteriormente), quedamos maravillados de la imagen del Etna tras lo que en su día hubiese sido el escenario y que, hoy, aún conserva parte de su pared. Y al mismo tiempo, por ese afán de esta ciudad de colgarse, de ganar terreno, se veía también la espléndida bahía de Naxos desde sus graderíos. Disfrutamos el momento mientras atardecía. En este teatro cabían hasta 5000 personas en su momento de máximo esplendor.

Taormina - Teatro Antico

Seguimos paseando por las calles medievales de esta pequeña localidad que atraen cada año a multitud de personas famosas que la eligen para celebrar en ella sus matrimonios o fiestas. No es de extrañar porque, a nosotros, fue un sitio que nos enamoró desde el primer momento.

Taormina - Paseando por sus calles

Sus calles están llenas de pequeños tesoros de tiendas antiguas, de anticuarios (como no) y de trattorias tanto turísticas como locales. Un verdadero placer para los sentidos. Y todo ello, sintiendo al volcán Etna en la distancia, humeante.

Y esta fue nuestra visita a estos dos evocadores lugares de Sicilia.  La siguiente etapa de nuestro recorrido de una semana por Sicilia será acercarnos ya de regreso, a la ciudad costera de Cefalú y disfrutar de sus playas, no sin antes pasar a hacer una visita al puerto de Mesina, zona de entrada por ser la zona más cercana a la península italiana.

Qué ver cerca de Catania y Taormina:


Siracusa


Al sur de Catania, se encuentra una de las ciudades que fueron clave en el mundo mediterráneo antiguo y que luchó por la hegemonía de sus aguas: la ciudad de Siracusa.

Arquímedes nació en esta ciudad y por sus calles se puede recorrer los restos de uno de los teatros más grandes existentes y, aún hoy, se usa para grandes conciertos.

También en Siracusa se puede ver las antiguas canteras que han dado lugar a un lugar muy curioso e interesante por su acústica: La Oreja de Dionisio, una caverna muy especial.

Datos prácticos de Sicilia:


Sicilia es parte de Italia, por lo que os encontrareis en una zona europea, con moneda euro y en la que, siendo ciudadanos europeos, podéis viajar con la cobertura médica de vuestro país.

Cómo llegar a Catania y Taormina:


En coche, desde la península italiana se puede pasar a Sicilia a través del estrecho de Messina usando los diferentes transbordadores que lo cruzan y luego continuar por la autopista sur E-45 hasta Taormina y Catania.

En autobús, desde Palermo hay un autobús cada hora y media hasta Catania, con un tiempo de dos horas y media, y un coste de entre 28€ y 45€ (según hora). Hasta Taormina, hay que coger otro autobús en Catania, que sale cada hora, tarda un poco más de una hora en llegar y que cuesta unos 15€.

En tren, desde Palermo hay cinco trenes al día a Catania, con un trayecto de tres horas y un coste de entre 15€ y 35€ según asiento y hora del día.

Si quieres ir a Taormina desde Palermo, puedes hacerlo via Messina o via Catania. En el primero caso, el trayecto total dura cuatro horas y media con transbordo y un coste de entre 17€ y 50€. Si eliges via Catania, el tren desde Catania a Taormina dura una hora y sale cada hora con un coste de entre 3€ y 17€.

En avión, el aeropuerto más cercano a Taormina es el de Catania. Desde el aeropuerto, hay un autobús al centro de Catania y, cada  hora, a Taormina.

Horario y precio de los monumentos de Catania y Taormina:


Funicular del Etna: Entrada 30€ (ida y vuelta por persona). Horario . Más info en www.funiviaetna.com.
Etna - Servicio Especial Autobús para subir a cota 2900 m.: 30€ (adicionales a los del funicular).
Catedral de Catania Santa Ágata: Visita Gratuita (suele ser unos 15-20 minutos). Horario de 10:30 (al termino de la Misa de 10:00) hasta las 12:00 y desde las 16:00 hasta las 17:30.
Teatro Antiguo Griego de Taormina: Entrada: 10€. Horario de 09.00 a 19.00

Información turística del Etna, Catania y Taormina:


Puedes acceder a más información turística en las siguientes páginas oficiales:

Dónde dormir y comer en Catania y Taormina:


Después de haber estado en Siracusa, elegimos esta vez dormir en Taormina en el pequeño Hotel Continental en la zona central de la ciudad, para poder pasear tranquilamente por las calles. Pensábamos que por las noches los turistas serían menos, pero esta ciudad es muy visitada. El hotel estaba bien, tiene un jardín lleno de flores y una terraza inmensa desde donde se puede ver el Etna, cuando tiene a bien no tener un penacho de nubes.

Comer y cenar en Taormina es fácil en las muchas tratorias y osterias. Hay tanto en la zona central, más turística, como en la zona nueva. Eso sí, cualquier pequeño local en Sicilia, suele tener un vino delicioso en pequeños vasos y unas pizzas espléndidas. Así que, dejaros llevar por el olfato. ;-))

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.