Indice Paises

martes, 18 de octubre de 2016

¿Saigon o Ho Chi Minh City? La capital del sur en Vietnam

Días 4 a 6 de octubre 

Edificio de Correos de Ho Chi Minh
Arropada por varios brazos del rio Saigón, la capital del sur de Vietnam, llamada Ho Chi Minh City tras el final de la Guerra de Vietnam de los años 60, es una ciudad bulliciosa, moderna, con un crecimiento rápido que se ve en sus grandes edificios y avenidas, modernos coches y tiendas de lujo. Y pronto tendrán la primera línea de metro de Vietnam. Todo esto sin perder espacios donde ver la gran influencia colonial francesa del siglo XIX y de sus grandes arquitectos como Gustave Eiffel.

¿Saigón o Ho Chi Minh City? Nos lo preguntábamos antes de llegar, ya que, dejando cuestiones políticas al margen, el nombre Saigón nos parecía que evocaba más recuerdos de esta ciudad. Finalmente podemos decir que casi todo el tiempo estuvimos en Saigón, ya que a la zona centro los propios habitantes de la ciudad le llaman así, dejando el nombre de Ho Chi Minh para definir lo que abarca toda la ciudad. Algo así como lo que sería Manhattan en Nueva York.


Nuestro hotel estaba a unos diez minutos andando desde la parada de Benh Tranh Market, en la zona de backpackers, de moda ahora aparentemente y llena de restaurantes de comida local junto a pubs de cervezas occidentales, hamburgueserías y pizzerías, en una mezcla sin estridencias. Estos locales conviven en armonía con los de los callejones que cruzan las calles más "marchosas". Aquí se encuentran muchos restaurantes-hoteles, pequeñas tiendas de conveniencia, de ropa, o simplemente mujeres vendiendo sus productos.



Era tarde para comer, pero pronto para cenar y teníamos hambre, así que nos acercamos a tomar algo, siguiendo el horario español, a un pequeño restaurante que nos recomendaron en el hotel, muy cerca, en el mismo callejón. Aquí seguimos disfrutando de la rica comida vietnamita, cocinada casi delante de nuestros ojos, en el puesto que tenían al otro lado de la calle (a 3 pasos máximo, porque era un callejón estrecho) y por un precio baratísimo. Un lugar sencillo, sin la decoración occidental que abunda en los restaurantes de las calles principales de esta zona, donde multiplican el precio de la comida por el simple hecho de tener esa decoración.
Fideos de arroz con ternera, cacahuetes y rollitos
Cá Kèo Kho Tô, pesado en salsa
Tras esto, nos fuimos a pasear por el centro para tener una primera impresión de la ciudad, que como os comentábamos antes, tiene avenidas mucho más grandes que Hanoi, aunque el mismo tráfico caótico pero ordenado de motos, bicicletas, tuktuks, taxis, autobuses y personas en todas direcciones.

Donde estará ese cable.....

En este paseo, constatamos que, igual que en Hanoi, las aceras se ocupan por los coches y las motos, cuando no por las propias tiendas, aunque sean mucho más anchas, con lo que el peatón debe hacer un constante ejercicio de "slalom" para evitar estos obstáculos. Dicen que es la ciudad con más motos del mundo.

Motos aparcadas y circulando por la acera
Pese a ello, tras cruzar un agradable jardín lleno de ardillas, conseguimos llegar a la avenida principal que se abre desde el Ayuntamiento, de estilo colonial, hasta el río Saigón, pasando al lado de tiendas de lujo y de rascacielos de famosos arquitectos como la Torre Bitexco, que tiene un mirador arriba y un helipuerto en el lateral, como en Dubai.

Torre Bitexco
Ya en la mañana iniciamos el recorrido que nos llevaría primero a la Catedral de Notre Dame, construida en 1866, es un edificio en ladrillo rojo, vestigio de la época colonial francesa. Cerrada al visitante salvo en horario de culto. Como una isla en medio de la plaza que hace las veces de rotonda, donde circula el tráfico, con lo que cruzar tiene su técnica. Parece ser que cuando la construyeron, las torres terminaban en plano, como la de París, pero tras la guerra de independencia modificaron su remate, dejando el actual perfil.


Y a su lado, otro de los grandes edificios de esa época: la Oficina Postal de Vietnam, edificio diseñado por Gustave Eiffel, construido entre 1886 y 1891. Es la mayor oficina postal del sudeste asiático y al entrar, en su hall encuentras una mezcla de oficina de correos y de mercadillo, donde encontrar cualquier souvenir, aunque uno de los más bonitos lo venden fuera (y por todo Vietnam) en forma de postales 3D troqueladas. Dentro de la oficina hay inclujso una agencia de viajes. A ambos lados de la entrada se pueden ver unas curiosas cabinas, antiguamente con teléfonos, y hoy con cajeros automáticos. ¡Cómo cambian los tiempos!

Oficina de correos
Cabinas de cajeros en Correos
Postales troqueladas a mano (alguien pulsará el botón de la troqueladora)
Siguiendo el paseo, nos acercamos a ver la Pagoda del Emperador de Jade. Nos costó encontrarla en una callejuela lateral, alejada del centro más turístico. Ya el acceso es raro, oscuro, con un gran toldo elevado para protegerla de las lluvias y con un pequeño estanque a su derecha repleto de tortugas soltadas por los creyentes, como ofrenda a los dioses.



Su interior es también oscuro, potenciado por las figuras en caoba negra, con delicadas tallas de representaciones del cielo y del infierno.


Vistos estos edificios decidimos abandonarnos al místico placer de las compras, sin comprar nada, dirigiendo nuestros pasos al famoso y enorme Benh Tran Market, ya en el camino de vuelta a nuestro hotel. La historia de este mercado se remonta al siglo XVII con los mercados de los comerciantes de Saigón, aunque posteriormente fue reformado por los franceses, en el siglo XIX.


Este gran mercado tiene una estructura de color claro, con una torre de reloj y en su interior, agrupado por zonas, se pueden encontrar desde anillos a vestidos, zapatos a mochilas, pero también pescado, verduras, especias, dulces y puestos de comida. Sí, porque en este mercado, como en muchos de esta zona, puedes comer y comprar. También podéis encontrar los particulares filtros de café que se utilizan en Vietnam, de latón, muy sencillos, pero quizá sean parte del secreto del sabor de esta infusión.  Según pasas por los puestos los vendedores te preguntan insistentes qué buscas.

El cafe se infusiona desde la taza de metal
Pero si lo que queréis comprar es material electrónico, entonces vuestro lugar para buscar son las calles alrededor de Thuc Khang, donde encontraréis material original o de segunda mano de casi de todas las marcas, con una rebaja en el precio de casi el 40%. El lugar ideal para renovar tarjetas de memoria, objetivos de cámaras, trípodes, etc... Nosotros compramos tarjetas originales de memoria para backup de nuestras fotos a un precio ridículo.

Edificio de la Ópera
Para terminar las compras, si lo que queréis es disfrutar de lo mejor en lujo, vuestra calle es Dong Khoi. Y si lo que queréis son imitaciones de las mejores marcas, entonces tendréis que tomar el autobús para ir al Maximark. Os dejamos aquí un enlace a la página del blog de "Vietnamitas en Madrid" que nos orientó en este tema (aunque nosotros no fuimos a este mercado porque nos pillaba muy lejos).

Es momento ahora de mencionar brevemente otro edificio importante: el Ayuntamiento de Ho Chi Minh, al principio de la avenida Nguyen Hue. Es un bello edificio colonial francés construido sobre el solar que ocupaba la antigua catedral colonial francesa destruida. No se puede entrar, pero pudimos disfrutar del exterior. En el parque frente al edificio se puede ver también una estatua de Ho Chi Minh saludando.


Como decidimos no hacer excursiones fuera de la ciudad, y disponíamos de varios días, iniciamos una ruta de visita por los tres templos hinduistas de esta ciudad, para comenzar a familiarizarnos con esta religión. De hecho, hay bastante influencia de la civilización Hindú en esta zona de Vietnam, no sólo por su relativa cercanía, sino también por su historia, al haber sido este territorio una zona habitada por la civilización Champa, que adoraban a estos dioses. Los tres templos que vimos fueron el Templo Maiamman, el Templo Subramaniam y el templo Sri Thendayyutthapani. Son diferentes de los templos que habíamos visto hasta ese momento, tanto budistas como confucionistas, como podéis ver en las fotos. Casi parecen casas con patio interior, donde están los templetes de los dioses. Y en los laterales, las imágenes de Shiva, Krisna, y la constelación de las diferentes representaciones de estos dioses de la cosmogonía Hindú.

Decoración entrada al Templo de Maiamman
Templo de Subramaniam
Para terminar, no podemos dejar de contaros que en toda la zona alrededor de nuestro hotel estaba la zona de marcha de Ho Chi Minh, llena de bares claramente orientados a turistas bien occidentales u orientales, y con precios claramente superiores a los que veíamos en las calles cercanas, como os decíamos antes. Aquí, sin embargo, nos tomábamos a media tarde un delicioso café con leche condensada y hielo (café cortado con hielo, como te gusta a ti Fanny), observando la mezcla de vida turista y local que se daba a esa hora. En esta calle pudimos asistir a una ceremonia de inauguración de un bar con un curiosa música con tambores y platillos mientras unos jóvenes por parejas dentro de un disfraz de perro-león guardián, uno en rojo y otro en amarillo, bailaban y hacían piruetas durante más de una hora, en un espacio muy reducido en medio de la calle frente al local, sorteando el tráfico, como "ceremonia para ahuyentar los malos espíritus y convocar a la buena fortuna", nos dijo el camarero que nos atendía en el local de enfrente. Nos recordaba las ceremonias chinas.



Datos prácticos:

Entradas a la Post Office, a la Pagoda del Emperador de Jade y a los templos hinduistas: gratuitas.
Restaurante vietnamita en el callejón: Bee and Coffee Saigon Restaurant and Hotel. Tiene comida asiática y occidental. Ambas buenísimas y baratas. La cerveza Saigón Red, muy buena.
Pink Tulip Hotel: bien situado, limpio. Estaban renovando los cuartos de baño y pintando, aunque a nosotros nos tocó una de las habitaciones antiguas. Personal amable. Buenos desayunos.
Autobús 109 aeropuerto / ciudad: 20000 dong (0,81€) por persona (incluidas maletas). Tiene varias paradas, una de ellas en Benh Tran Market, en el centro. Se toma entre las dársenas 15 y 18 de llegadas domésticas (tiene un pequeño mostrador). También se toma en las llegadas internacionales, enfrente del Burger King. Pasa cada 15-20 minutos.
Autobús 152 aeropuerto / ciudad: 5000 dong (0,20€) por persona y 5000 por maleta. No tiene carteles indicadores, pero para justo al lado del anterior. Pasa cada 40 minutos aproximadamente. También tiene parada en Benh Tran Market. Para volver al aeropuerto desde la ciudad no nos recomendaron este autobús, por el tiempo que tarda al tener muchas más paradas y porque parece que no siempre llega al aeropuerto.

2 comentarios :

  1. Recuerdo que subimos al restaurante-mirador de la Torre Bitexco, buenas vistas, pero el precio de las bebidas era un timo. No sé si era demasiado caro o era precio occidental, después de semanas pagando precios reducidos por comida, bebida o transporte, nos pareció altísimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartirlo, Miguel. Nosotros no subimos, entre otras cosas porque estuvo bastante nublado y así las vistas no iban a ser tan espectaculares.
      Un abrazo.

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.