Indice Paises

viernes, 11 de abril de 2014

Comiendo "Crab" en Wellington

Puerto de Picton
Puerto de Picton
Nos levantamos a las 6am. Son tres horas de coche y debemos estar a las 10am para devolver el coche y llegar a tiempo al ferry de las 11:00am en el que cruzaremos a la Isla Norte. La travesía nos llevará del puerto de Picton al de Wellington. Llegamos sin contratiempos, por una carretera de curvas, lloviendo casi todo el camino.
En nuestra ruta vemos unos simpáticos buzones de correos, totalmente "tuneados". La oficina de alquiler de coches no está abierta, así que echamos en el buzón las llaves. No cruzaremos el coche a la isla norte, sino que tenemos uno nuevo alquilado para el día en que nos vayamos de Wellington.

Buzones de correos
Buzones de correos

El ferry se retrasa una hora, por lo que hasta las 12 no salimos de Picton. Nada más salir de puerto, vemos delfines jugando con la proa de ferry, pero pronto siguen su camino y por mucho que aguzamos la vista esperando ver ballenas, sólo conseguimos ver algas y la tormenta que se cierne sobre el estrecho. Una lástima, la salida por los Malborough Sounds y la llegada al puerto de Wellington deben ser bonitas en un día despejado.

Relax en el ferry
Relax en el ferry
Sin contratiempos, recogemos el equipaje y nos dirigimos al hotel, Wellesley Boutique Hotel, muy céntrico. Es un edificio histórico, de principios del siglo XX. Parece que fue la sede de los masones de la ciudad. Una lástima que más que antiguo, parezca viejo. Al menos hay wi-fi gratis, lo que no ha sido fácil tener a lo largo del viaje.

Salimos rápido, ya que el museo de Nueva Zelanda (Te Papa Tongarewa) cierra a las 6pm y son las 4:30pm. Llegamos dando un paseo por el puerto, totalmente rehabilitado y lleno de restaurantes y zonas de copas. Llueve levemente. En el museo, que es gratis, nos centramos en las salas de la naturaleza (geología, mundo animal y vegetal) de la isla, experimentamos lo que sería un terremoto de 5 grados en el interior de una casa y creamos nuestro propio squid (pulpo), le pusimos de nombre pulpo-calamar (no le dimos muchas vueltas al tema). Había muchas salas donde participar en pequeños juegos y acertijos, pero queríamos ver la planta de la cultura maorí, así que subimos y empezamos a ver las maravillosas tallas en madera, maraes (casas de reunión), barcos, etcétera, que atesora el museo. Hubiéramos estado allí más tiempo, realmente es un museo que merece la pena visitar.

Cangrejo en Wellington
¡Al rico Crab!
Al salir ya era de noche y volvimos a la zona del puerto, muy animada a estas horas. Hay multitud de lugares donde comer y beber y por lo que vemos, es una zona frecuentada por todo tipo de público. Buscando donde tomar algo, nos encontramos con The Crab Scatch y no pudimos resistir la tentación de comernos un cangrejo de la bahía de Nelson. The Crab Shack tiene una zona informal, como de bar y otra zona mucho más formal al fondo, que es el restaurante. Nosotros nos quedamos en el bar y su ambiente relajado nos pareció perfecto para disfrutar del "cangrejo" que cenamos. Lo sirven cocido en una salsa de mantequilla, perejil y ajo que, por supuesto, hay que comer mojando pan.

Por un precio muy razonable (30 NZD) comes una fuente de 800gr de este fantástico cangrejo, de concha más fina que el buey de mar pero muy similar en su forma. Recomendable tanto con vino Syrah, como con cerveza.


Datos de interes
Museo de Nueva Zelanda: https://www.tepapa.govt.nz/
Restaurante "the crab shack" - http://www.crabshack.co.nz

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.