Indice Paises

domingo, 11 de septiembre de 2016

Hangzhou: Más de 300 figuras budistas esculpidas en roca

Lunes, 5 de septiembre

Buda en Feilai Fen
Se dice de Hangzhou que es una de las ciudades más bellas de China. Incluso Marco Polo quedó sorprendido por su belleza. En especial, el llamado Lago del Oeste y sus paisajes que se crearon utilizando técnicas de ingeniería novedosas para la época, creando un entorno de singular belleza para la capital de la provincia en la edad media China. Hoy, la ciudad se ha convertido en un polo industrial y de servicios hasta el punto de que se la considera "el Silicon Valley de China" manteniendo al mismo tiempo la armonía del lago y sus paisajes, lo que hizo que entrase en la selecta lista de lugar Patrimonio de la Humanidad desde 2011.


A esta ciudad vinimos con la intención de ver el Templo Lingyin y su colina de piedra caliza repleta de tallas de budas y dioses y, como no, de visitar el afamado Lago del Oeste.

Cueva de los Arhats
Cueva de los Arhats
Cueva de los Arhats
Cueva de los Arhats
Según cuenta la leyenda, un monje hindú que llegó a esta zona predicando el budismo creyó reconocer esta montaña como una idéntica de su tierra y se preguntó cómo podía haber volado la montaña hasta este lugar. Por eso se le llama "la colina que voló aquí" y también "Peak flying from Afar". Maravillado, comenzó la talla de las esculturas de lo que era una pared desnuda de roca, en la zona llamada Feilai Fen. Las tallas son un conjunto de figuras de budas y personajes de la iconografía budista, como los devas y otros, hasta llegar a crear un conjunto de más de 300 figuras en las paredes y grutas. El parque en el que se encuentran la colina y el templo está protegido dentro del conjunto del Patrimonio Nacional Chino, aunque no fue incluido dentro de los monumentos Patrimonio de la Unesco, que únicamente incluye el paisaje definido por el lago y los edificios y pagodas que son parte del lago o se ven desde el lago, lo que no ocurre con este. Pero no por eso dejes de visitarlo si vienes a esta ciudad.




 
Su acceso es sencillo desde la estación de tren central de Hangzhou ya que en la misma plaza de la estación (salida norte), se toma uno de los autobuses que van hasta la misma entrada del parque-templo, como el K7 o el Y2, en un trayecto de alrededor de 30 minutos. Para llegar allí desde nuestra estación de tren, tuvimos que tomar el metro que tiene máquinas en inglés para poder elegir la estación (a pocas paradas de distancia). Nuestra visita coincidió con la semana en que la reunión del G20 que se ha celebrado en esta ciudad, por lo que algunas rutas habían sido modificadas para evitar las zonas de la reunión (el Y2 no funcionaba y el K7 se convirtió en el 7).

El azul del cabello simboliza la compasión universal

El templo Lingyin, Templo del retiro del alma, o también Templo del retiro inspirado (parece que todo tiene doble nombre por aquí), está en el mismo parque en el que se encuentran estas esculturas en la roca, justo en la zona donde terminan, por lo que, tras admirar estas figuras, entramos en este templo fundado en el año 326 AD (alguna pagoda de piedra es incluso del 969 AD). Es aún hoy en día uno de los templos budistas más grandes de China, habiendo llegado a alojar a más de 3.000 monjes.


Lo primero que nos llamó la atención de este templo es su diferente colorido, en el que predomina el verde y amarillo en los aleros de los tejados y los alegres coloridos y apariencia de los 4 reyes protectores. Aquí se encuentra una de las estatuas de Buda de madera más grande del país (20 m de altura), protegido dentro de una sala enorme construida para dicho fin. El templo fue muy dañado en la revolución cultural y por un fuego en el siglo XX, siendo restaurado posteriormente. Los Japsang de aquí también son diferentes a los que habíamos visto hasta ahora, predominando las formas de animales: león, ciervo, elefante...





En el recinto del templo hay un edificio que en su interior tiene cientos de esculturas de Arhats de cobre alineadas de tal forma que formaban la esvástica hindú, teniendo en su centro un altar con 4 figuras.

Llegó la hora de comer y lo hicimos en uno de los pocos restaurantes que había en el parque, ya fuera del recinto de las esculturas. Algo parecido a dimsun en un caldo claro, pero sabroso y una de las especialidades de la zona: cerdo glaseado agridulce. Estaba rico. Era como comer cortezas, pero con salsa agridulce.

Comida

Como hicimos esta visita como un viaje de día desde Shanghai, nada más llegar a la estación fuimos al templo. A la vuelta del templo, queríamos haber paseado por el lago, disfrutando de las vistas del puente y de las pagodas hasta la hora de tomar el tren de vuelta, pero desgraciadamente todo el acceso al lago estaba cerrado debido a la cumbre del G20. Solo dejaban pasar a las personas acreditadas. Según vimos luego en las noticias, aparte de las propias reuniones, habían preparado actos en el lago con espectáculos multimedia en el agua. Una pena no haber puesto la guinda a esta visita.

Pero también vimos las ventajas de coincidir con la cumbre, ya que la estación de tren tenía mostradores con voluntarios para orientar a las personas que necesitarán información, por lo que en vez de esperar a que dieran las 7 de la tarde, les preguntamos cómo podíamos cambiarlo. Una amable chica nos acompañó hasta la zona de cambio de billetes (en otro edificio) y habló con la taquillera para poder tomar el tren de las 16:37 a Shanghai llevándonos incluso hasta la zona de embarque. Tuvimos una agradable charla con ella y nos explicó, en un muy buen inglés, que había estudiado varios años en Shanghai y ahora estaba prestando servicio social, habiendo sido asignada esos días a la cumbre.

Centro comercial en La Concesión Francesa
De vuelta en Shanghai, nos acercamos a la zona denominada la Concesión Francesa. Habíamos leído que era una zona diferente y ciertamente, había algunos edificios que tenían un aire europeo, pero sobre todo, llamaban la atención los centros comerciales con sus luces de neón.




Datos prácticos:

Tren ida y vuelta, 2ª clase, Shanghai Hongqiao a HangzhouDong (este): 146 yuan (20,34€)

Metro en Hangzhou: 4 yuan (0,56€)

Autobús 7 de la estación al templo: 2 yuan (0,28€)

Entrada al parque para ver las montañas esculpidas: 45 yuan (6,27€). La entrada se compra en las taquillas que están al acabar la zona de restaurantes, un poco más arriba de donde te deja el autobús. No se puede pagar con tarjeta europea. Solo efectivo o tarjeta de un banco chino.

Entrada al templo: 30 yuan (4,18€). La entrada se compra en las taquillas junto al templo dentro del parque, por lo que se debe pagar entrada al parque para poder llegar al templo.

17 comentarios :

  1. Una pena no haber podido ver el lago, pero la montaña de los budas es realmente curiosa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Rosi. No siempre podemos hacer todo lo que tenemos en la,agenda, pero lo bonito de este viaje es que vamos improvisando en cierto modo. Y descubriendo otros lugares que no teníamos en la lista y que son tan bonitos como los que no hemos podido ver.
      Nos alegra que te hayan gustado.
      Besos

      Eliminar
  2. Una pena no haber podido ver el lago, pero la montaña de los budas es realmente curiosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya es casualidad... Si es que estos altos cargos se mueven por todas partes. Las esculturas tienen muy buena pinta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. Al ver las estatuas en la piedra con todas las ramas de árboles alrededor nos acordamos de vuestros relatos por Camboya en los templos. Algunas esculturas están tapadas parcialmente por las raíces de árboles como allí.
      Es muy recomendable esta visita y fácil desde Shanghai.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Cuidado en Shangai que el suelo dicen que se está hundiendo a causa del peso de los rascacielos. Disfrutad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aviso Antonio. Nos llegó tarde. La verdad es que tiene horadado el subsuelo con una red de metro bastante importante pero es verdad que tanto rascacielos en una zona de tierra que se levanta sobre una zona antiguamente pantanosa (de ahí el nombre de la ciudad) no nos extrañaría que tuvieran algún problema como indicas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Cuidado en Shangai que el suelo dicen que se está hundiendo a causa del peso de los rascacielos. Disfrutad

    ResponderEliminar
  6. Impresionan las estatuas. Qué pena lo del lago, chicos. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que os hayan gustado el relato y las fotos. Son muy bonitas es verdad.
      Gracias
      Besos

      Eliminar
  7. Impresionan las estatuas. Qué pena lo del lago, chicos. Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Hola anónimo. Nos alegra que te hayan gustado las estatuas excavadas.

      Eliminar
  9. Me gusta muchisimo todo lo que poneis. Seguid disfrutando.

    ResponderEliminar
  10. Se me olvido que es al templo Lingyin donde quiero ir. Gracias

    ResponderEliminar
  11. Veo que no se me publico el primero comentario, y es que queeria saber como ir de la estacion de metro de Hangzhou Dong al templo LinYin. He leido algo del bus 7 pero tambien algo del metro y me he liado.Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanjo,
      Nosotros llegamos desde Shanghai en tren a la estación este de Hangzhou y desde esta misma estación, tomamos el metro para ir a la estación central. Tomando la salida norte de dicha estación, accedimos a la zona de autobuses, donde están los que se dirigen al templo. Si tu tren llega a la estación central, no es necesario que tomes el metro.
      Esperamos haberte ayudado. Si tienes alguna otra duda, aquí estamos.
      ¡Gracias por leernos!
      Saludos.

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.