Indice Paises

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Udaipur, la ciudad del lago y sus alrededores

Días 7 al 9 de diciembre 

Atardece sobre el lago Pichola y los últimos rayos del sol le dan un tono aún más dorado al Palacio Real de Udaipur desde la orilla que lo contemplamos. La "ciudad nunca conquistada" es un remanso de paz en el stress de los últimos días en India y, al menos en la zona junto al haveli en el que vamos a dormir, de limpieza.
Únete a nuestra visita a esta histórica ciudad y a sus alrededores.
Udaipur está enclavada entre dos lagos que le dan un carácter especial. Es una ciudad llena de escuelas de pintura y de cocina, y sus habitantes se muestran orgullosos de ser descendientes directos del Sol, que está en su escudo, en fachadas y en muchos objetos, así como de que su ciudad nunca fue conquistada ni por los ejércitos mogoles, ni por los Maharajás del norte de Rajastán, ni por el ejército británico, con los que finalmente llegaron a un acuerdo mutuo para que estos pudieran entrar.



En esta ciudad también vimos las pinturas en las fachadas, de hecho, muchas más que en Pushkar y como estaba todo más cuidado, se lucían más. Nuestra habitación, que era sencilla, también tenía pinturas, y era agradable despertarse viendo en el techo los típicos faroles rojos y azules del Rajastán, rodeados de delicados dibujos florales y grecas.

Dominando la ciudad y el lago, se encuentra el Palacio Real de Udaipur (City Palace), un conjunto de edificios del mejor estilo mewar, con patios interiores muy elaborados y con fuentes en algunos de ellos, en el que el interior de las salas se puede aún ver la verdadera vida de los habitantes, los Maharanas. Udai Singh I inició su construcción en el 1553 y, hasta muy recientemente, han ido añadiendo nuevos elementos como por ejemplo, un ascensor privado en 1940 para que su dueño pudiera subir a sus habitaciones en silla de ruedas en sus últimos años. Dentro de su ajetreada historia, el hijo de Udai Singh lo usó como fortaleza y capital, una vez que los mogoles le arrebataran el castillo de Chittorgard.
Entrada a Palacio
Toranas de Palacio
Balanza
Nos acercamos hasta su entrada la tarde de nuestra llegada a Udaipur para confirmar horarios y precios (admiten pago con tarjeta en taquilla) y ya vimos desde la puerta de la muralla que parecía un Palacio grandioso. Por esa misma puerta accedimos al día siguiente, viendo en primer lugar los 8 arcos o Toranas, que conmemoran las 8 veces que el Maharana reinante en cada ocasión, con motivo de su cumpleaños, repartió entre los brahmines el doble de su peso en oro, plata, metales o grano, según su imporancia, donando el remanente a obras públicas o religiosas. Dentro del Palacio se puede ver la balanza que se utilizaba para pesar al Maharana, cómodamente sentado.

Recorrimos el Palacio durante casi tres horas, descubriendo rincones muy bonitos e interesantes, que compartimos con vosotros en la galería de imágenes. También se puede visitar la Galería Museo de cristal, dentro de las instalaciones del Palacio, por un precio adicional.
Entrada al templo Jagdish Mandir

A la salida, entramos al templo jainista Jagdish Mandir, construido en 1651, que hay al final de la calle de Palacio. Un bonito ejemplo de arquitectura Māha Māru o Māru-Gurjara. Esta elevado sobre la calle con una pronunciada escalinata. Abajo hay siempre mujeres vendiendo guirnaldas de flores naranjas para las ofrendas y cuando llegas arriba debes quitarte los zapatos para pasear por el templo. Hay casilleros para dejarlos y, al parecer, hay un encargado de vigilarlos, aunque no estamos muy seguros de que la persona que estaba allí fuera otra persona más que estaba de visita. Lo importante es que el templo es magnífico, con multitud de estatuas talladas en la arenisca de las paredes del templo y en el techo, tanto en el interior como en su exterior, con escenas de dioses y diosas, escenas de la vida diaria incluidas las eróticas en un tamaño pequeño, tallas de elefantes y caballos y motivos geométricos. Todo ello hace del conjunto un precioso ejemplo de arquitectura religiosa medieval hinduista.
Detalle templo Jagdish Mandir

En nuestro segundo día en esta ciudad fuimos con Anil, nuestro conductor, hacia el norte, a 22 kms de Udaipur, hasta el templo de Eklingji. Es un templo jainista, construido en el año 734, extremadamente riguroso con el tema de descalzarse, ya que no permiten ni siquiera los calcetines. Sin embargo, una vez dentro nos ha gustado la organización. Al pasar la puerta exterior tienes los zapateros y unas taquillas con candado para dejar las pertenencias. Luego se forma una fila separada para hombres y mujeres siendo privilegio de estas entrar primero al recinto interior. A continuación, pasada la puerta de acceso convenientemente protegida por un policía, el camino hasta el templo principal está cubierto para evitar la lluvia y con una alfombra que evita que los pies desnudos estén mucho tiempo en contacto con el mármol frío del patio, lo que se agradece, la verdad, porque cuando hemos llegado a las diez y media de la mañana, que es cuando abren las puertas al público, no les daba el sol y el suelo estaba helado. Ah, y además la fila de entrada y salida están separadas por una barandilla.
Puente peatonal en Udaipur
En el interior del recinto "amurallado" de este conjunto de templos, donde lo más importante es el templo principal, hay hasta 108 pequeños templos, que hemos visto que necesitan permiso especial para poder visitarlos. ¡Incluso el Majarahá de Jodhpur hace una visita privada el lunes de cada semana para obtener la bendición!

El templo principal es una muestra de la arquitectura medieval hindú pero su interior es diferente, porque tiene una estructura de plata alrededor del altar principal donde se venera a una de las formas de lord Shiva. Estaban además tocando música religiosa que, junto con los fieles haciendo ofrendas, aportaba un ambiente especial. Lástima que no hayamos podido hacer fotos, que aquí están "estrictamente prohibidas", habiendo policías a la entrada de cada templo. Cerca de este templo, dentro del recinto, a la izquierda, hay otro más pequeño, pero que resulta también interesante.
Templos Sas Bahu

Y de aquí nos fuimos a los templos de Sahastra Bahu (conocidos como Sas Bahu) a un par de kilómetros de distancia al sur volviendo hacia Udaipur. Es un conjunto de templos dedicados a Vishnu en un espacio muy bien cuidado y ajardinado junto al lago. Aunque están en estado más o menos ruinoso, se aprecia muy bien el estilo de construcción y los impresionantes bajorrelieves tanto en el exterior de los templos como en el interior con unas delicadas figuras, en paredes y techos. Incluso aquí hemos visto en pequeña escala algunas de las figuras eróticas que vimos en Kajuraho.



Volviendo a Udaipur, nos acercamos al complejo de cenotafios de Ahar, donde están enterrados los Maharanas de Mewar desde el siglo XVII hasta nuestros días, cada uno en un pequeño pabellón abovedado abierto con columnas y en los que hemos visto que suelen poner un busto de cuatro cabezas de Brahma en su centro, una linga o una pequeña lápida erecta. Un lugar raro. Y poco cuidado el jardín y los pasillos entre estos cenotafios, por cierto. Al entrar te dice el "vigilante" que debes descalzarte para subir a cada cenotafio y que no se pueden sacar fotos salvo que le des una propina.

Cenotafios
Cenotafios
De camino al hotel aprovechamos para que Anil nos llevara al lago Fateh Sagar para ver en su centro la isla de Nehru, poder tomar unas fotos y terminar nuestro segundo día en esta ciudad ya que no hemos subido finalmente al monte Moonson Palace porque la entrada nos ha parecido un robo para solamente hacer una fotografía.
Lago Fateh Sagar con el Moonson en la montaña al fondo

Por último, en uno de los pocos supermercados medio grandes que hemos visto desde nuestra entrada en India, repusimos artículos de aseo, compramos fruta y galletas para desayunar y picotear. Se podía pagar con tarjeta, así que aprovechamos 😉


Ya en el hotel, cenamos en un restaurante a orillas del lago Pichola, con magníficas vistas a la puerta de entrada al Gangaur Gath, iluminada por la noche, igual que el Palacio y nos despedimos de esta ciudad para seguir ruta a Jodhpur, la ciudad azul, que será nuestra siguiente historia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Datos prácticos:

De Ajmer/Puskar a Udaipur: fuimos en coche privado con conductor. En Pushkar no hay tren, pero se puedeir en autobús a Ajmer y desde ahí tomar el tren a Udaipur u otro destino. Consultar la web oficial de trenes de la India IRCTC o en Cleartrip.

City Palace: 250 rupias(3,53€) por persona y 250 por las cámaras (móvil no cuenta). Abren a las 10:30h. Admiten pago con tarjeta en taquilla.

Museo de Cristal: 550 rupias (7,76€). No entramos.

Entrada al templo Jagdish Mandir: gratis

Entrada al templo de Eklingi: gratis. Abren a las 10:30h y cierran a las 16:30h en invierno y a las 17:30h en verano.

Entrada al templo de Sas Bah: gratis. Abierto de amanecer a atardecer.

Entrada a los Cenotafios de Ahar: gratis. Abierto de amanecer a atardecer.

Entrada al Parque de Sahjan Garh (Moonson palace): 300 rupias (4,23€) por persona y 200 (2,82€) por coche. En la cima está el hotel y una cafetería.

Restaurante Harigarth: buena cocina y buenas vistas. Cuidada decoración.

Hotel The Royal Lake View Villa: una casa de huéspedes muy bonita. Con pinturas en fachada, pasillos y habitaciones. Terraza con vistas al Palacio (un poco distantes). En una zona tranquila que permite ir andando a las zonas de visita de la ciudad. Para desayunar estaba bien, para cenar, probamos y no repetimos.


Restaurante Hari Garth: recomendable para cenar por las vistas al atardecer y por la noche. Pago con tarjeta. Caro para la India, pero menos que el Restaurante Ambrai, con mejores vistas del Palacio y del Hotel en medio del lago.

Restaurante Jasmine: cerca del puente peatonal de hierro (Chand Pole Puliya), en la orilla contraria al palacio. Sencillo, pero recomendable. Es vegetariano. Un poco más adelante hay otro parecido, no vegetariano.

2 comentarios :

  1. Todo chulísimo. Hemos metido una tableta de turrón en la nevera para vuestro regreso, ja, ja.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.